El fenómeno Adele

         Confieso que desde que escuché esa voz de contralto sedosa, y que posee las virtudes propias de las cantantes de color, esto es, las acrobáticas escalas de Ella Fitzgerald, la pasión enfática de Etta James y el maravilloso control rítmico de Roberta Flack, no he podido dejar de ser un seguidor permanente de Adele, que siendo blanca posee esos dotes que he referido. Escucharle es un lujo para el cerebro y los sentidos. Hello es su último regalo al sonido, y muestra el retorno de la cantante a la industria musical después de un tiempo de inactividad.

        Mas ocurre que ese sentimiento especial que produce escuchar a la enigmática cantante te produce una cierta sensación de tristeza, melancolía, de las que algún doctor de la psiquiatría califica como padecimiento “tear jerker”. Vamos que te hace llorar. Si no sabes inglés, y tienes la curiosidad de leer las letras de sus canciones en español, adviertes que el sonido muestra la realidad de una cierta tristeza que deja ver la protagonista. Y si escuchas algo del perfil de vida de esta persona y sus vivencias, fácilmente llegas a la conclusión que estamos ante los ingredientes de un cóctel que merece cuanto menos unas letras.

Adele-Tear-Jerker

        Abandonada por su padre alcohólico cuando tenía dos años, toda la responsabilidad de su crianza recayó en su madre, que fomentó el interés de Adele por la música llevándola a conciertos a una edad temprana, y así comenzó a cantar a los cuatros años teniendo a las Spice Girls como su influencia más importante. Tras su paso por una Escuela de Canto en Croydon, al sur de Londres, graba su primer álbum con tan sólo 19 años (2008). En 2011 vino el innovador 21, y cuatro años después Adele examina el pasado y trata de corregir sus agravios en el primer single de su tercer álbum de estudio, 25. Hello es un llamamiento a una ex pareja para pedirle perdón por todo lo anterior, un intento de reconciliación que no recibe una buena respuesta.

        Las adversidades han sido una constante en Adele, y en su primer e impresionante éxito “Chasing Pavements” ya describía la decepción que le produjo uno de sus novios, un amor de seis meses, pero también cómo llegaba a descubrir que era homosexual. Llegando a tener un sobrepeso que le hizo ser la primera mujer que salía en la portada de Cosmopolitan con una imagen que fue duramente criticada (el modista de Chanel, Karl Lagerfeld, la acusó de ser “demasiado gorda”), aludiéndose a la desordenada vida que llevaba, reaparece con un nuevo cuerpo, que se sitúa entre los que dicen que ha perdido 30 o 68 kg (en esta última cifra le situaba el titular que daba El País en septiembre de 2015). Quizás lo más importante no sea eso, sino que la cantante haya conseguido reconducir los posibles problemas que haya tenido. Y aunque siga produciendo ese efecto que dicen los entendidos, merece la pena.

Adele_-_Hello_Feat_Symon_Dagrapp_Official_wwwdcf-front-large

       Con todo, mi admiración hacia esta bella voz, a la que pido que cante lo que quiera pero que lo haga, y que mantenga la fisonomía que le venga en gana pues, como quiera que fuere, será una diva que me tendrá entre sus oyentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s