Día del Padre, sin resquemor

           Me van a perdonar los que repudien esta festividad al no creer en la existencia de padres por aquello de que pudiera maliciosamente pensarse en masculino, esos a los que en algunos momentos hay gente que quiere tirar a la basura y pisotearles por culpa de desaprensivos que más que atender al género lo hacen para hacer ver su casta, la que tienen los bellacos, dicho sea el término en la peor de las acepciones posibles. Tanto o más como los que desde el otro bando -o banda- mantienen la misma actitud impulsiva. Pero a mi edad estas cosas ya están más que superadas, tanto como atenerme al deseo de respetar al ser humano en la amplia comprensión de lo que supone y representa.

          El caso es que soy y me siento hijo, nacido y criado en una familia donde el amor brotaba por todos lados y, con sumo orgullo y añoranza, tengo muy presente a mi padre, el modelo que he procurado seguir. Hoy, y mientras viva, estará siempre presente. Aunque estoy convencido que llegar a superarlo en su magnanimidad humana me va a resultar difícil. Pero me dejó hace años ya la estela que ilumina mi camino.

         Ocurre que también soy padre, de dos grandes hijos a los que adoro y de los que me siento sumamente orgulloso. Unos hijos por los que he luchado siempre y que seguiré haciendo, anteponiéndolo a mi propia vida. Siempre los veré menudos y revoloteando a mi alrededor, como mariposas que no pueden prescindir de la flor. Y así es aunque un día los viera volar para alejarse a otros ramilletes, como manda la naturaleza, pero siempre presentes en el corazón para verlos crecer y ser felices.

dia del padre2

        Hoy es un día muy especial, como siempre que se conmemora algo relevante para perpetuar la vida. Pero la esencia está en que hoy no podré abrazarlos. Uno porque se fue a los santos cielos sin permitir que lo disfrutara mucho tiempo, y otros porque mantienen la solidaridad pedida en estos difíciles momentos. Solamente lo virtual, bendito sea, permitirá que al menos los visione en una pantalla y escuche sus voces. Me conformaré porque tiempo habrá de achuchones, si Dios quiere.

        Ahora repaso la vida, esa película vivida y cuanto ha acontecido para que este día sea distinto a los demás. Ni el confinamiento puede con la mente, que alcanza hasta donde queramos y tendrá cercano a quienes abres el corazón.

         De un padre confinado.

2 comentarios en “Día del Padre, sin resquemor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s