La puntualidad como valor social.

        A diferencia de otros ciudadanos europeos y asiáticos que tienen por premisa básica la puntualidad, es comentario de los españoles (los que nos sentimos así) que en este tema parece difícil corregir nuestros genes educativos; llegamos incluso a hacer gala de que la espera denota servidumbre ante quién, gozando de mayor status social, se hace esperar. Seguir leyendo “La puntualidad como valor social.”