Mentes olvidadizas

Se dice que nuestra mente llega a ser ilimitada, o al menos irreconocible en su extensión por el poco dimensionamiento que llegamos a hacer en nuestro cotidiano aprendizaje. Sea como fuere, en su mayor o menor uso, el caso es que los hechos pasados y los conocimientos adquiridos van quedando archivados en nuestro monumental dispositivo mental, para su uso cuando sean requeridos. Porque los posos de lo vivido quedan como esos rastros que ahora dicen se mantienen en el plano de lo tecnológico.

Seguir leyendo “Mentes olvidadizas”