Cumplir años…

           En esto de los cumpleaños existen versiones contrapuestas. Las de aquellas personas jovencitas para los que cumplir años es toda una aventura pasional, de disfrute a tope, sobre todo cuando se lucha por llegar a lo que se concibe como mayoría de edad y con ello atribuirse prerrogativas que luego, en la realidad, no son tan relevantes porque no siempre va unido a la independencia que haría cabalgar a cada uno apechugando con sus propias alforjas, o con momentos repletos de felicidad. Seguir leyendo “Cumplir años…”

El azote del coronavirus

         No es nada atrevido decir que el ser humano está siempre expuesto a las múltiples vicisitudes que acaecen y que afectan a su misma existencia. Guerras y enfermedades se han ido sucediendo en el devenir de los tiempos, con mayor o menor virulencia como para lastrar la especie humana y restar efectivos a un mundo que, con la globalización actualmente existente, puede verse afectada de forma muy rápida con cualquier incidente que surja donde quiera que sea. Seguir leyendo “El azote del coronavirus”

Recordando a mi máquina de escribir

         Hoy en día que la tecnología avanza a pasos agigantados, tanto como para que ya quede en desuso incluso el concepto de “nuevas” con las que hace poco se concebían, no puedo olvidar tiempos pretéritos en los que aventurarse a cualquier trabajo de índole administrativa llevaba consigo el domesticar a las manos en el uso de lo que entonces era la precisión y velocidad que debía adquirirse con las magníficas máquinas de escribir que adornaban todas las mesas de despacho. Seguir leyendo “Recordando a mi máquina de escribir”

Dos pájaros volando sin parar: Serrat y Sabina

          Me pueden creer, queridos lectores, que tenía el firme propósito de comenzar este post de una forma muy diferente a cómo he tenido que reconducirlo. Los acontecimientos te hacen recapacitar, una vez más, a propósito de lo efímera que es la vida, y el transcurso del tiempo a veces te atropella tanto como para que se tornen las alegrías en penas, en cierto desasosiego producto y consecuencia de ver cómo unas personas hicieron que la rutina nocturna se convirtiera en un momento inolvidable y, justo veinticuatro horas después sucumbiera el desaliento por un desgraciado incidente que nadie podía prever. Seguir leyendo “Dos pájaros volando sin parar: Serrat y Sabina”