El abrazo como fortaleza humana

Frente al prestigio que tiene reconocido el beso como gesto humano que expresa afecto, no hay una manifestación más espontánea y gratuita que la de los abrazos. Esos que, según dicen algunos, constituye el enlace más elemental que la anatomía de los cuerpos permite y que tanto se han añorado en momentos donde por motivos ajenos a la voluntad humana quedaba prohibida temporalmente la cercanía entre las personas, para de esta forma quedarnos huérfanos de la dosis de energía que nos producía el contacto con otros. Quisiera por ello referirme a esta costumbre tan arraigada que ha venido de la espontaneidad, de la alegría que supone encontrarse con alguien con quien se tiene una cierta vinculación y sacar una mayor afección que el protocolario estrechamiento de manos, más propio de hacerse entre desconocidos.

Seguir leyendo «El abrazo como fortaleza humana»

El pasillo al campeón

Mucha tinta se viene vertiendo en medios de comunicación y conversaciones de aficionados a propósito de la decisión que adopta el Atlético de Madrid de negarse a hacerle el pasillo a su vecino y más que rival, el Real Madrid, que antes de expirar los últimos encuentros de la liga española 2021-2022 ha alcanzado la diferencia en puntos con sus competidores como para impedir que le alcancen con los partidos que quedan y, por tanto, se le reconoce como campeón.

Seguir leyendo «El pasillo al campeón»

Acerca de los epitafios

Hay personas que se resisten a quedar en el olvido, a dejar este mundo sin la impronta que puedan suponer sus últimas palabras, esas que quedan plasmadas en el recóndito lugar donde se dice que descansan definitivamente las personas. Pasear por los cementerios es algo que puede resultar un tanto lúgubre pero, a decir verdad, hacerlo para sentir la paz que se encuentra en ese entorno resulta un tanto gratificante para el paseante. Y como en el recinto encuentras variedades que pueden sorprenderte, hay quien con cierto humor y socarronería llegara a decir que “los cementerios son bosques enciclopédicos de oquedades, memeces y cursilerías” (Alfonso Ussía, artículo “Melancolías” publicado en la revista Época en 1993).

Seguir leyendo «Acerca de los epitafios»

La importancia de la buena comunicación

De las muchas cosas que se van perdiendo incomprensiblemente es la de dar relevancia a una comunicación oral que satisfaga a unos oídos deseosos de recibir sonidos que no sean estridentes. Queda en el anhelo de los que peinamos canas el recuerdo de bellos discursos que, bien construidos, hacían interesante el debate que pudiera surgir después. Hasta las discusiones se podían producir con un tono y el uso de una palabrería que en nada se parecían a insultos. Una habilidad digna de resaltar porque lo más socorrido es acudir a la bofetada dialéctica, y no a lo más complicado que resulta la palabra medida para anunciar la repulsa.

Seguir leyendo «La importancia de la buena comunicación»

De nuevo, Semana Santa

Un nuevo período recordatorio nos llega en la concebida como Semana Santa y que muchos aprovechan para hacer algo distinto a vivir los momentos de la pasión. Creyentes o no, las carreteras y las agencias hacen caja con los viajes a los sitios más dispares, para los que buscan la distracción, el descanso, el jolgorio que tanto apetece al humano por aquello que llevamos vidas estresantes que merecen la recompensa que da, en este caso, unas fechas que para los más incrédulos ―y hoy día abundan― vamos a sentirla como semana primaveral o cualquier otra elucubración mental de las que estamos acostumbrados a ver y oír. Simplemente para no tener que dar el visto bueno a eso que supone lo santo, al cristianismo que no se quiere vincular más que a épocas donde la iglesia hacía sus estragos.

Seguir leyendo «De nuevo, Semana Santa»

Culturas tóxicas corporativas

Leía recientemente el magnífico artículo que publicaba en La Vanguardia hace ya unos años Xavier Marcet, Presidente de la consultora Lead to Change, a propósito de lo que concebía como «culturas tóxicas» existentes en un alto porcentaje de las organizaciones, en las empresas, propiciadas por los conflictos un tanto absurdos que existen en su interior, consecuencia de los hábitos y actos de las personas que las integran «que actúan de mala fe o distorsionan estúpidamente el propósito de la organización».

Seguir leyendo «Culturas tóxicas corporativas»

El temor al folio en blanco

Cuando afrontamos el propósito de manchar ese folio en blanco que tengamos a nuestro alcance para depositar en él parte de lo que pensamos, exteriorizando lo que queremos decir, estamos realmente haciendo un acto de valentía en tanto que supone de riesgo al ser conocidos por los hipotéticos lectores que, como es obvio, tienen la posibilidad y legítimo derecho a criticar o valorar conforme al entender de cada uno suponga la lectura. Es por eso que esa mente perversa que siempre gusta de estar en zona de confort, de comodidad y poco riesgo, intenta impedir que se den los pasos necesarios para emprender la que podríamos calificar como una apasionante aventura.

Seguir leyendo «El temor al folio en blanco»

Practicar deporte por afición o imposición

El título que precede puede llamar la atención por aquello de que existe una casi generalizada aceptación de concebir la práctica deportiva como muy vinculada al ocio, al placentero deseo de las personas de ocupar momentos para la diversión, para mejorar el estado físico y para “limpiar” la mente de las dificultades que presenta el ajetreo cotidiano. Incluso a los deportistas profesionales los concebimos como personas que disfrutan por realizar una actividad que parece placentera, independientemente de lo remunerado que pueda estar la práctica que realicen; vamos que puede pensarse en el chollo que supone divertirse para generar un espectáculo y ser remunerado por ello, aunque lo que conlleva esta imagen de sacrificio y esfuerzo pasa un tanto desapercibida.

Seguir leyendo «Practicar deporte por afición o imposición»