La historia distorsionada

Se dice que la historia la componen hechos concretos acaecidos con el paso del tiempo y por tanto es la que es y no caben artificios humanos que puedan alterarla. Aunque lo cierto es que siempre han existido personajes que, teniendo a su alcance el don y la posibilidad de narrar y dejar escrito sus pensamientos, mostraban ocurrencias que lejos de corresponderse con lo que hubiera sido realidad, atendían a intereses espurios partidistas o politiqueros o incluso podría decirse que relatados sin el contraste informativo suficiente para brindarle reconocimiento científico.

Seguir leyendo «La historia distorsionada»

Hubo un tiempo

Ahora que todo discurre con las prisas del momento y se es especialmente incisivo en lo que acontece, se deja atrás lo que va sucediendo con la rebeldía de no querer acordarse de lo que ya ha fenecido y no se puede modificar. Parece como si el mirar atrás hiciera retrotraerse a acontecimientos que delatan envejecimiento, muestras de un pasado que deja caer canas de difícil recuperación.

Seguir leyendo «Hubo un tiempo»

El bus urbano

Hacía infinidad de tiempo que no me sumaba a esos ciudadanos que cada día aprovechan los medios públicos urbanos para desplazarse por el interior de la urbe. Con el vehículo particular, mis preferencias las tenía por la comodidad que pudiera suponerme este medio propio, y cuando no, simplemente hacía uso de mis piernas para caminar, cualquiera que pudiera ser la distancia que en la ciudad tuviera que recorrer. El caso es que en estos momentos, teniendo el vehículo en revisión y una lesión pasajera que me impide caminar, me he propuesto subir a ese autobús urbano para cubrir el trayecto que me llevara a la recogida del vehículo.

Seguir leyendo «El bus urbano»

Un verano para recordar

Qué caprichosas son las estaciones anuales que, cada una con su peculiaridad y vividas de forma muy diferente según sea la situación geográfica que se tenga en un mismo entorno, nos hacen estar insatisfechos con todas ellas por no alcanzar ninguna ese grado óptimo deseado. Sea como fuere, cada una de ellas aparece presidida por una imagen y vivencia que parece ser de general aceptación, aunque no faltan sorpresas como para que los vaticinios caigan para año tras año aparecer esos estadísticos que nos hablan de tantos y tantos años que hacía que no se producía lo que se estaba viviendo. Como en las olimpiadas, vamos siempre superando las marcas preexistentes. No es de extrañar que Las cuatro estaciones de Vivaldi mantengan siempre viva su sonoridad para aparecer como algo más que una mera muestra musical de la idea de lo que es y representa la naturaleza.

Seguir leyendo «Un verano para recordar»

La era de la polimatía

La vida experimenta continuos cambios y las exigencias que los humanos nos imponemos van mutando para adaptarse a los nuevos tiempos. El caso es que si hasta el momento la tendencia general en el mundo laboral era buscar a aquellos que tuvieran un perfil apropiado a la especialización de que se tratara, en la actualidad prolifera otra exigencia mayor, intentándose encontrar a personas que sean capaces de relacionar conocimientos distintos o de crear nuevas ideas a partir de los ya adquiridos.

Seguir leyendo «La era de la polimatía»

El poder de la sonrisa

No hay nada más lúgubre que ver a esas personas alicaídas cuya cara es fiel reflejo de la penuria que alberga su interior. Esas penosas figuras estiradas hasta el extremo de no ver fisura en su rostro que denote haber hecho gala de una sonrisa y que en verdad le resulta extraña. Muermos diría yo con profusión para referirme a los sombríos de la felicidad, a los que sin razón aparente prefieren la oscuridad y el estereotipo de la pena agónica como forma de vivir. Un modelo que es contagioso porque quien al árbol mustio se arrima, poca sombra puede pretender recibir. Acabará igualmente siendo presa de la languidez.

Seguir leyendo «El poder de la sonrisa»

La invasión turca

De un tiempo a esta parte aparecen en la televisión española, como caídas del cielo, un arsenal de series turcas que han desbancado a las que veníamos estando acostumbrados de antaño, para ofrecer una serie de culebrones que con pasiones arraigadas basadas en dramas, amoríos y tristezas familiares llevan a conmover a la ciudadanía, por si no tuviera ya poco con llorar las amargas situaciones que se viven en estos tiempos de dificultad extrema. El caso es que no hay domicilio familiar que no esté enfrascado en una u otra serie, para recibir esa música pasional que junto a llantos y tristezas extremas atenazan los corazones.

Seguir leyendo «La invasión turca»

El problema de accesibilidad en las calles

No vamos a negar el avance que en los últimos años ha experimentado la mejora de los entornos urbanos para facilitar la movilidad de las personas que poseen algún tipo de discapacidad física o movilidad reducida, pero parece mentira que con todos los avances sociales que hemos producido queden cosas tan nimias por cumplir como para dejar constancia de lo mucho que queda por hacer en este campo.

Seguir leyendo «El problema de accesibilidad en las calles»

Vivir el hoy puede no resultar tan grato

Personas cercanas a mí me hacen saber que en algunos de los relatos que realizo puede advertirse un cierto sentimiento de tristeza o desánimo. La verdad es que no puedo ocultar que el trayecto recorrido y las vivencias tenidas hace que afloren en mí ciertos sentimientos que pretendo no exteriorizar pero lo querido sucumbe con lo que pueda resultar por eso de que somos lo que somos, con nuestras fragilidades, y la realidad que vivimos. Quizá no sea incierto que por momentos deje caer posos de desánimo pero en modo alguno aparecen con pretensión diferente a la de ser reflejos de los pasajes de la vida que llevo recorrido y que me ha dado experiencias que, como puede ocurrir a muchas otras personas, no siempre son agradables. Vivir es transitar por el camino que tiene baches difíciles de evitar, y que quedan inmersos en tu interior por lo dificultoso que haya podido ser superarlos.

Seguir leyendo «Vivir el hoy puede no resultar tan grato»