Hubo un tiempo

Ahora que todo discurre con las prisas del momento y se es especialmente incisivo en lo que acontece, se deja atrás lo que va sucediendo con la rebeldía de no querer acordarse de lo que ya ha fenecido y no se puede modificar. Parece como si el mirar atrás hiciera retrotraerse a acontecimientos que delatan envejecimiento, muestras de un pasado que deja caer canas de difícil recuperación.

Seguir leyendo «Hubo un tiempo»