Málaga la bella

        La provincia de Málaga me ha atraído siempre, tanto como para que desde hace años procure acercarme a sus entrañas para disfrutar de todo lo bueno que atesora, aunque en unos primeros momentos mi objetivo fuera el litoral, para disfrutar de esas bellas playas que tanto atraen al turismo. Porque a la belleza de lo natural y su sol radiante, se une un clima apetecible, lo cual justifica que sea conocida con el acertado nombre de Costa del Sol. Y si además dispone de una gastronomía de ensueño, no puede sino concluirse que nos encontramos ante un paraíso en esa Andalucía que tanto abarca.

     Más recientemente busco visitar y conocer con más profundidad la capital malagueña. La última vez lo fue para conocer in situ su grandiosa Semana Santa, con esas cofradías que tanto brindan a la pasión que se vive en esos días, contando con unos protagonistas peculiares, los efectivos de la Legión que vienen por la mar, en ese barco que fondea el puerto para desembarcar cantando su himno con una multitud que se presta a acogerlos con entusiasmo, y que acuden a la custodia del Cristo de la Buena Muerte, del que no se separan y al que acompañan en su desfile procesional.

LA LEGIÓN DESEMBARCA EN MÁLAGA PARA DESFILAR CON EL CRISTO DE LA BUENA MUERTE

           Ahora vuelvo a esta hermosa ciudad, en un viaje más rápido de lo que me gustaría, pero que me permite visitar nuevamente sus calles y monumentos para relatar lo vivido.

          Málaga es una ciudad que tiene grandes posos históricos si tenemos en cuenta que más de 3.000 años de historia la contemplan desde sus orígenes fenicios,image_navire_phenicien lo que ha supuesto que el paso de diversas culturas haya ido dejando su huella con el paso de los siglos para convertirla esa hermosa ciudad amable y cosmopolita que enamora a cuantos se acercan a ella. Tras un período de dominación cartaginesa, Malaka pasó a formar parte de Roma, luego conquistada por los musulmanes que se aposentaron en ella durante ocho siglos. En 1487 se toma la ciudad pasando a integrarse en la Corona de Castilla. En la actualidad constituye un notable centro económico y cultural, y un importante nodo de comunicaciones en el litoral mediterráneo.

resized_IMG_3319

         En mi recorrido, lo primero que me propongo es pasear por el centro histórico, que tiene casi todas sus calles peatonalizadas. Me dejo llevar sin buscar nada en concreto pues todo va llegando de inmediato. La arteria comercial la constituye la calle Marqués de Larios, conocida por los lugareños como Calle Larios, que debe su nombre a Manuel Domingo Larios y Larios, II Marqués de Larios, promotor del desarrollo de la industria textil en la ciudad durante el siglo XIX, y al que se le erige el monumento que precede a la entrada en nuestro trayecto por la referida calle.

marques de larios

        Una calle en la que es habitual ver exposiciones públicas y actividades culturales para los habitantes de la ciudad. Su longitud se ve atraída por un rosario de farolas que siempre aparecen adornadas por hermosas flores rojas. Propicio para aprovechar y sentarse en alguna de sus terrazas laterales y ver el tránsito de personas o para degustar un delicioso helado de los artesanos que pueden verse en sus famosas heladerías.

IMG_8839

         El camino final de la calle nos hace llegar a la Plaza de la Constitución, centro neurálgico de la vida malagueña desde los tiempos de la reconquista. Tiene su historia pues en ella estuvo ubicado el Ayuntamiento hasta 1869, la Casa del Corregidor, la cárcel, la Audiencia, el convento de las Agustinas, como la Sociedad Económica de Amigos del País.

En uno de sus laterales se encuentra la Fuente de Génova, de mármol, conocida igualmente como Fuente de Carlos V, al ser éste quien ordenara su instalación en la ciudad; del siglo XVI, de estilo renacentista y autor anónimo.

IMG_8836

        En esta plaza se descubre un rincón ciertamente hermoso, el llamado Pasaje chinitas que es una calle que tiene una curiosa forma de cruz, ya que aquí estuvo un convento de religiosas agustinas descalzas. Se mantiene el portal, que es la actual entrada al pasaje desde la plaza.

IMG_8837

        Prosigo por esas calles que trazan la ciudad y vamos descubriendo bellos y coloridos edificios como el Palacio Arzobispal y la iglesia de San Agustín, sin olvidar la singular torre mudéjar de la iglesia de Santiago.

         La plaza de la Merced es popularmente conocida con otros nombres (plaza del Riego o de Riego) y es una de las más bellas de la ciudad. En este momento, precisamente, florecen los árboles que acopla con distintas tonalidades para favorecer aún más su encanto. En el centro se encuentra el Monumento a Torrijos, representado por un gran obelisco. Aquí se dice que fue donde Picasso dio sus primeros pasos, al encontrarse en uno de sus laterales su casa natal.

IMG_8855

 IMG_8857

        La Catedral de Málaga es, por lo demás, el mayor monumento que se puede visitar en el centro histórico. Concebida como Catedral de la Encarnación, popularmente se le conoce como la manquita (porque le falta una torre). Es un edificio majestuoso que muestra una estética exterior muy peculiar, consecuencia de la época de transición arquitectónica en la que se empezó a construir, durante el siglo XVI, sobre una mezquita de la ciudad. A finales del siglo XVIII todavía no estaba terminada y desde entonces las obras quedaron paralizadas. En su interior se encuentran numerosos rincones artísticos de distintos estilos, desde el gótico hasta el renacimiento.

catedral málaga

         Los Museos no faltan en la ciudad. Particular relevancia tienen el Museo Picasso, en el estupendo Palacio Buenavista, en el que doce salas albergan una selección importante y hasta curiosa de la obra del artista malagueño, con representación de sus distintas épocas. El Museo Carmen Thyssen se encuentra en el Palacio de Villalón, del siglo XVI, en el que puede verse pintura española, particularmente andaluza, con obras de estilo romántico y costumbrista. Otros museos igualmente resaltan la ciudad, como el automovilístico, ubicado en la antigua Real Fábrica de Tabacos, de 1923; o el Centre Pompidou Málaga, el primero que el centro de arte parisino ubica fuera de Francia, situado en el cubo erigido en 2013 en el singular espacio del puerto.

         Llegando a la calle Alcazabilla se advierte la concentración del Teatro Romano y la Alcazaba. El conjunto es único y quizás por ello lo hace espectacular. Primero el teatro romano, detrás de él la alcazaba y al fondo se divisa otro castillo árabe, el del Gibralfaro, sobre unos restos fenicios. El castillo se comunica con la alcazaba por un pasillo empinado por el monte.

malaga-alcazaba-teatro-romano-de-dia

     El Teatro es el más antiguo de España, del siglo I, y fue descubierto muy recientemente, a finales del siglo XX.

IMG_8810

       La Alcazaba es la gran joya de Málaga. Fue un palacio fortaleza de los gobernantes musulmanes que dominaron este territorio y se construyó entre los siglos XI y XII. Se levanta sobre los restos de una edificación fenicia, con elementos del teatro y otras construcciones romanas. Su componente militar la hace una de las obras más importantes musulmanas conservada en España. Con matacanas, torres albarranas con saeteras y murallas almenadas como elementos defensivos, sin embargo su mejor defensa estaba en su situación, dominando desde sus balcones la ciudad y la bahía.

IMG_8809

        Frente al Teatro puedes encontrar uno de esas tabernas o bares típicos de Málaga, El Pimpi, una emblemática bodega con muchos años de historia, que se ha convertido en uno de los iconos más populares de la ciudad. Una fama adquirida por ser punto de encuentro de artistas y gente del mundo de la cultura, y que hace que el ambiente esté garantizado.

resized_IMG_3219

        Toca pasear por la zona de puerto y, para ello, nos adentramos en el Paseo del parque, una enorme avenida construida en el siglo XIX, en la que palmeras y edificios de diferentes estilos arquitectónicos hacen de ella un tránsito espectacular y propicio para recorrerlo con calma, disfrutando de lo que se va encontrando. Es curioso, por citar una peculiaridad, que te encuentres con tres edificios seguidos que obedecen a tres estilos diferentes aun cuando sean todos ellos de principios del siglo XX: el antiguo edificio de Correos, neomudéjar, que es ocupado por el Rectorado de la Universidad de Málaga desde el año 1993 tras su restauración y reforma; el Banco de España, neoclásico; y el ayuntamiento, neobarroco.

          El puerto aparece dividido en dos muelles. El muelle 1, con su carácter comercial y de ocio, y el muelle 2 o “palmeral de las sorpresas”, Y, al lado del muelle se encuentra el paseo de la Farola que lleva, como no podía ser de otra manera, a la farola de Málaga, que es uno de los dos faros españoles que tiene nombre femenino, y que constituye un elemento recurrente en la iconografía malagueña. Su construcción es de 1816, en tiempos de Fernando VII. Se ubica en el barrio de La Malagueta, entre el puerto de Málaga y el paseo marítimo Ciudad de Melilla.

La-Farola_Málaga

resized_IMG_3302

        Culmino mi rápida estancia en esta bella ciudad, a la que seguiré visitando en cuantas oportunidades se me presenten. Por aquello de que concebirla como “la bella” no es nada aleatorio.

Un comentario en “Málaga la bella

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s