Historias sobre tareas y oficios (I)

En el recorrido que llevo hecho por esta vida he podido comprobar cómo ha evolucionado todo lo que concierne, en particular, al mundo casero y laboral, afortunadamente una constante progresión por la propia mejora que los medios han experimentado. El avance ha sido tan sustancial como para que algunas pesadas tareas caseras -generalmente atribuidas a la mujer- y ciertos oficios -fundamentalmente físicos- hayan quedado ya en el recuerdo, al igual que otros cuentan con una tecnología avanzada que permite un menor sacrificio físico para los que deben faenar y luchar contra los eventos. En fin, no faltan los que mantienen la artesanía de antaño, como oficios a reconocer y valorar como merece tamaña pericia.

Seguir leyendo «Historias sobre tareas y oficios (I)»

Pinceladas de una decadencia

El mundo entero parece tambalearse en medio de este pasaje que nos toca atravesar por la dichosa visita de un extraño invasor que no tiene reparo alguno en propiciar –si se le deja- el exterminio humano. Con el furor de la batalla emprendida, la defensa se centra ahora en esa masiva vacunación que parece suponer el remedio a tamaña desdicha. Buscando inmunizarnos para tener una cierta normalidad en la convivencia, y soñando con dejar esas dichosas mascarillas que vienen ocasionando otros problemas de insalubridad añadidos. ¡Cuánto sopor a tamaño infortunio!

Seguir leyendo «Pinceladas de una decadencia»

La ruta de los Pilones en la Garganta de los Infiernos

El norte de Extremadura depara rincones de suma belleza, como ya he tenido ocasión de relatar en otros paseos senderistas que he acogido en el blog, al proliferar los enclaves naturales que merece disfrutarlos cualquiera que sea la época del año en que nos encontremos porque en cada estación brilla alguna luz diferente. No puede decirse por ello que sea una u otra la temporada de mayor belleza paisajística.

Seguir leyendo «La ruta de los Pilones en la Garganta de los Infiernos»

Alfonso IX de León y la ciudad de Badajoz

Decía y repetía con asiduidad un buen amigo mío, tristemente desaparecido en fechas recientes, que hay momentos en la historia de los pueblos que la indiferencia es un crimen; un dicho que tiene carga de profundidad y que me viene ahora ni que a pedir de boca en este relato por aquello de que una ciudad como Badajoz ha mantenido en el cuasi olvido a un personaje histórico, Alfonso IX, rey de León, que hizo tanto por esta ciudad como conquistarla a los musulmanes para incorporarla al entonces existente reinado de León, cristianizando por ello a un recóndito lugar que se había mantenido más de cinco siglos en poder de distintos pueblos morunos asentados en estas tierras (el cronista Hauberto Hispalense, personaje y narrador de acontecimientos del siglo IX, fija la llegada de los invasores árabes a Badajoz en el año 715), con el recuerdo físico inaudito de dejar aquí construida la mayor Alcazaba existente en Europa.

Seguir leyendo «Alfonso IX de León y la ciudad de Badajoz»

El Valle del Jerte y sus cascadas naturales

Los recorridos por Extremadura siempre dan sorpresas por las múltiples variantes que ha dejado la madre naturaleza. En este paraíso se encuentra el Valle del Jerte, la comarca natural situada al noroeste de Extremadura, a la que siempre se acude para referir la belleza sin par que representa la estacional aparición de los cerezos en flor, un espectáculo inigualable que todos los años viste de manto blanco a la inmensa extensión que ocupa. Pero esta zona mantiene su esplendor dando más regalos para la vista: sus bosques, piscinas naturales, y cascadas de inmensa belleza. No es de extrañar que se convierta en un lugar privilegiado en cualquier época del año, incluso en verano para refugiarse del calor que asola en otros lugares próximos.

Seguir leyendo «El Valle del Jerte y sus cascadas naturales»

A propósito de la vacunación contra la covid-19

Los tiempos recientes nos están llevando presurosamente a la conflictividad entre derechos constitucionalmente reconocidos. La libertad de expresión es, en este sentido, la panacea a la que todo el mundo quiere acogerse para desvirtuar o quedar en segundo término otros derechos individuales igualmente caracterizados por el emblema de ser fundamentales para el ser humano. Parece que eso de ser demócrata implica que todo ser viviente pueda esgrimir cuanto vierta su ruidosa boca, esencia misma de un desahogo que no tiene por qué estar en consonancia con el respeto, la educación o la misma convivencia, ciertamente devaluados en unos tiempos donde el bullicio callejero no siempre permite la paz social.

Seguir leyendo «A propósito de la vacunación contra la covid-19»

Las iniciativas populares

Lejos de otras cuestiones colaterales que sirven exclusivamente a la idea de rencor y venganza, que mueva a desaprensivos a la destrucción de cuanto suponga un precedente histórico, lo cierto es que las ciudades de cualquier parte del mundo se precian, desde el principal impulso que tuvieran en el siglo XIX, de estar engalanadas con estatuas o monumentos singulares que convierten a los lugares en sitios de recuerdos, por aquello de exaltar a personajes o hechos de trascendencia histórica, y que no solo favorecen a sus ciudadanos por hacer más gratos y embellecer esos espacios públicos, sino también para los visitantes que recorren las ciudades dispuestos -cámara en mano- a conocer lo que aparezca en su recorrido.

Seguir leyendo «Las iniciativas populares»

Caminar para vivir

Los tiempos que corren llevan mucho al recogimiento, para evitar los peligros que inunda la convivencia, y con ello a interrumpir el tránsito por ese camino que nos ha tocado vivir a cada uno y que, aun estando lleno de virulencias y curvas que lo hacen un tanto complicado, siempre será mejor que sufrir esta parálisis tan indeseable. Pero ahora toca parar, aunque el reloj de la vida no se interrumpa y el camino vea recortado su horizonte. Por desgracia para tantos y tantos, el camino ha llegado a su fin terrenal.

Seguir leyendo «Caminar para vivir»

Los incitadores del odio

Ahora que me puedo permitir dedicar algo más de tiempo para la reflexión no dejo de sopesar los acontecimientos que crujen a una sociedad que percibo presa del odio, en esa osada prestancia de quienes aprovechando la libertad que ofrece esta democracia tan peculiar como la española, no dejan de poner en riesgo todo un sistema de convivencia humana. El respeto me parece a mí que es el principal valor que debería tener cualquier persona que se preste de ser demócrata, porque impregnará toda su actividad y aliviará los ataques de quienes quieran sustituir ese valor por otros donde la alteración, la represión, la incitación al odio, sirva para que se dividan y enfrenten los integrantes de la comunidad.

Seguir leyendo «Los incitadores del odio»