Comarca de Tierra de Barros (Badajoz)

          La Comarca de Tierra de Barros está situada en la parte central de la provincia de Badajoz (España), entre las Vegas del Guadiana y las estribaciones montañosas de Sierra Morena. Recibe su nombre de las especiales características de su tierra arcillosa y rojiza que, transformada en barro y moldeada por las manos de sus artesanos, constituye el medio de vida y costumbre de sus pueblos. Su capital, como centro administrativo, es Almendralejo.

          Limita al norte con la Comarca de Vegas Bajas, al oeste con la Campiña Sur, al sur con la Comarca de Zafra y al este con Los Baldíos.

          De gran pujanza económica, la producción agrícola de secano, en especial de viñas y olivos es la principal fuente de ingresos aunque en las últimas décadas una floreciente industria de transformación ha hecho su aparición en toda la Comarca de Tierra de Barros.

           Las dos principales vías de comunicación que cruzan la Comarca son La Vía de la Plata que pasa, entre otros lugares, por Villafranca y Almendralejo y por otro lado la carretera que une Badajoz con Córdoba y que pasa por Los Santos de Maimona y Zafra. Estos dos ejes en la actualidad son las carreteras N-630 y N-432 de gran importancia económica para la zona.

          La autovía “Ruta de la Plata”, hace de separación entre las áreas con características diferenciadas entre sí:

Tierra de Barros Oeste, con municipios cuyo paisaje predominante son la vid y el olivar. Tierra de Barros Este, donde la influencia de Sierra Grande, de los ríos Matachel y Palomillas y de los embalses de Alange y los Molinos dan forma a un paisaje con mayor biodiversidad. 

         La extensión de  Tierra de Barros es de 1.529,54 km², representando aproximadamente el 7% de la superficie provincial.

          La agricultura es la principal actividad económica de los habitantes de la Comarca de Tierra de Barros, siendo la que sustenta la mayor parte de las actividades del sector servicios y del industrial.

         Las características edafológicas y morfológicas de las tierras de la Comarca han supuesto un patrimonio para el desarrollo de las actividades agrarias, que se manifiesta en el altísimo porcentaje de tierras labradas en todos los municipios de la Comarca. Siendo la principal excepción de la Comarca, Hornachos, por la presencia de la Sierra Grande.

          Los cultivos más importantes de la Comarca son el vino, el olivar de aceite, la aceituna de mesa, y el ajo de Aceuchal.

           Tierra de Barros también alumbró la vida de personajes tan importantes como Carolina Coronado, José de Espronceda, San Juan Macías o Juan Meléndez Valdés.

            Los municipios que conforman la comarca son: Aceuchal, Almendralejo, Corte de Peleas, Entrín Bajo, Hinojosa del Valle, Hornachos, Palomas, Puebla de la Reina, Puebla del Prior, Ribera del Fresno, Santa Marta, Solana de los Barros, Torremejía, Villafranca de los Barros y Villalba de los Barros.

1. MUNICIPIO DE ACEUCHAL.

Aceuchal91px-Escudo_de_Aceuchal.svg

180px-Flag_of_Aceuchal.svg

           Aceuchal se encuentra situado entre Villalba y Almendralejo, con una extensión de 63,07 kilómetros cuadrados. Resulta un enclave de los más representativos de la comarca de Tierra de Barros.

           Sobre antecedentes no confirmados de época romana y visigoda, el núcleo perteneció tras la Reconquista a los templarios, quienes establecieron aquí una fortificación de la que es parte, quizá, según algunas opiniones, la torre de la iglesia parroquial.

           Tras la disolución de la Orden del Temple a principios del siglo XIV, el lugar quedó abandonado, siendo poblado de nuevo poco después por la Orden de Santiago. A mediados de esa misma centuria aparece ya como cabeza de Encomienda alcanzando poco después categoría de Villa. El nombre de Aceuchal se hace derivar de hallarse cubierto de acebuches el lugar en que fue asentado. También se encontraba en ese punto, según la tradición “una fuente muy buena” y un caserío anterior que se unió a la nueva fundación. En sus cercanías perdura otro viejo enclave llamado La Soledad.

           En la actualidad Aceuchal constituye un núcleo típicamente rural, en el que la evolución experimentada en los últimos años no ha eliminado su carácter tradicional ni su valor ambiental. Urbanísticamente presenta la estructura laberíntica propia de los asentamientos de origen medieval, siendo numerosos los hitos que refieren su antigüedad.

Aceuchal

Convento. Es significativo en esta localidad el que fuera convento de religiosas dominicas con el título de Ntra. Sra. de los Remedios, que ha sido la única parte del conjunto monacal que, tras la Desamortización del siglo XIX, se ha conservado hasta nuestros días. Sin ser de grandes dimensiones, constituye un excelente ejemplar arquitectónico del primer  cuarto del siglo XVII en el contexto de nuestra arquitectura rural, ejemplar que además guarda una muestra retabilística de los siglos XVII y XVIII de indudable interés regional, junto con otras piezas artísticas de primer orden: azulejería hispalense del siglo XVII en los netos de las gradas de la capilla mayor, extraordinaria imagen del Nazareno “El Señor e la Paz” de finales del siglo XVIII atribuido a Blas Molner.

247

Monumento al Ajero. Un producto especialmente característico de Aceuchal es el ajo, del que a su vez resulta inseparable la figura del ajero. En homenaje a tan significativa figura, el pueblo tiene un monumento dedicado al “ajero”, expresiva obra en bronce de Fulgencio León Manchego, erigido en 1985, aunque inaugurado en el año 1990.

En la placa que figura al pie, puede leerse: Dedicado a todos los ajeros de Aceuchal que con su gran esfuerzo supieron llevar el buen nombre de nuestro pueblo por toda la geografía española”.

 

2. MUNICIPIO DE ALMENDRALEJO.

genera_mapa91px-Escudo_de_Almendralejo.svg

180px-Bandera_de_Almendralejo2

         Almendralejo, centro neurálgico de la Tierra de Barros, debe su nombre a su asentamiento original, sobre un terreno plagado de almendros. Restos arqueológicos atestiguan la presencia de moradores en Almendralejo desde los tiempos más remotos, pero su fundación se encuadra en las acciones para el poblamiento del territorio emeritense desarrollado por la Orden de Santiago tras la reconquista, debiendo situarse, quizá, en el siglo XIII, si bien el momento concreto no está establecido con exactitud. La primera referencia documental conocida en relación con su existencia data de 1327, correspondiendo a un privilegio otorgado a Mérida sobre la posesión de ciertos derechos sobre los enclaves de la zona. En su origen se asentó sobre un terreno cubierto de almendros, derivando de tales circunstancias su apelativo primero de Almendral de Mérida. Mas, debido a su reducida entidad, pronto se consolidó para nombrarlo el diminutivo Almendralejo. Jurisdiccionalmente quedó integrado en la Orden de Santiago como aldea de Mérida, constando ya su condición de Encomienda a mediados del siglo XIV.

         En 1536, y luego de un largo pleito con Mérida, se hizo Villa exenta mediante el pago de 36.500 ducados de oro a Carlos I. A pesar de ello, en 1573 la localidad fue vendida a Sevilla junto con Montemolín, Monesterio, Calzadilla y Medina de las Torres, por 45.000 ducado, saliendo de tal dominio cinco años después. Por fin en 1665 la población compró su independencia definitiva y su propia jurisdicción con categoría de Señorío. Por Decreto de Isabel II, en 1851 alcanzó el título de Ciudad.

          En la actualidad la ciudad presenta un acusado desarrollo, ofreciendo, sin pérdida de su carácter de centro eminentemente agrícola, el perfil de una urbe moderna en la que, a partir de la secular actividad campesina relacionada con la producción de vino y aceite, se ha desarrollado una industria de notable pujanza. De tal manera que Almendralejo es hoy uno de los centros más destacados de Extremadura, y de los más representativos. Buena prueba de ello son los adjetivos de Ciudad de la Cordialidad, o del Vino, con los que ha sido nominada o por los que resulta conocida. También como Capital del Romanticismo español por ser cuna de ilustres escritores de la época, como José de Espronceda y Carolina Coronado.

321

Palacio de Monsalud. Fue construido en el año 1752 y en él nació el poeta del Romanticismo José de Espronceda. El edificio ocupa un gran solar formando esquina, tiene tres plantas en las cuales se abren varios vanos adintelados, la puerta principal con jambas y dintel de mármol y sobre ella un balcón decorado con motivos barrocos con volutas, hojas de acanto, un angelote, dos aguiluchos, dos leones rampantes y una cruz emergiendo en la parte superior. El edificio remata en un friso continuo que recorre la parte superior con metopas y triglifos y una gran cornisa volada con marcados motilones; en las esquinas está reforzado con sillares de granito que ennoblecen la fachada. También destaca la herrería del edificio, pero sin lugar a dudas lo más característico de este palacio son sus escudos esquinados. Al morir el Marqués de Monsalud y su madre, el palacio quedó en un estado de abandono hasta que en 1983 se llevó a cabo una restauración y se convirtió en sede del Ayuntamiento.

259

Iglesia de la Purificación. Se comenzó a levantar sobre una ermita anterior en 1494 y su construcción dura hasta el 1515, aunque debió sufrir varias reformas desde entonces hasta el año 1539, que queda como es ahora. De estilo gótico con una bella torre de estilo herreriano y detalles barrocos platerescos e isabelinos y preciosas portadas gótico renacentistas de profusa ornamentación epigráfica y plateresco en la que abundan los motivos de interés como el tallador de laúd que corona una de ellas. Afiligranados estribos enriquecen el ábside. Las puertas se denomina Puerta de los Romeros, Puerta del Hospital y Puerta del Pendón, quedando el ábside sin puerta y situándose en la parte exterior de él un Cristo Crucificado obra de Juan de Ávalos, y bajo el que se encuentra una leyenda en memoria de Todos los que perdieron la vida en las guerras de España como mensaje de recuerdo a los caídos y concordancia entre los vivos. En uno de los contrafuertes del ábside se ubica un escudo imperial con las armas de Carlos I y una inscripción que lo data en 1539.

653

Teatro Carolina Coronado. Una de las mayores exponentes de las letras femeninas del Romanticismo español es Carolina Coronado, hija de esta atierra de letras y que encuentra aquí un reconocimiento. El teatro que lleva su nombre fue inaugurado en 1916 siguiendo la concepción de “teatro a la italiana”, y con un estilo pionero en la región. El hierro, como material de construcción y decoración, prácticamente inaugura el estilo modernista en Extremadura. Sus coloridas vidrieras  y otros detalles ornamentales, dan muestra del aspecto que antaño debió de tener el Teatro Carolina Coronado Al igual que muchos otros en la época, este espacio escénico fue proyecto en vista de la creciente riqueza y prosperidad de la sociedad extremeña de la época , que demandaba una mayor oferta recreativa y cultural.

6

Casa palacio Marqués de la Encomienda. Construida en la segunda mitad del siglo XVIII, es de estilo barroco y está realizada con mampostería y ladrillo revocado. Declarada bien de Interés cultural.

608

Musa de la Vendimia. Entre las esculturas existentes en la localidad se encuentra esta Musa, obra de Juan de Ávalos. Se trata de un signo alegórico a nuestros vinos, representada por una esbelta mujer desnuda, presionando con sus manos, en lo más alto, un racimo de uvas. 

3. MUNICIPIO DE CORTE DE PELEAS.

corte de peleas114px-Corte_de_Peleas.svg

           Establecido en el extremo nororiental de la Tierra de Barros, en el cruce de los antiguos caminos de Solana a Barcarrota y Villalba a Badajoz. Fue siempre de corto vecindario, circunstancia de la que deriva el apelativo de Cortecilla con que en ciertos momentos resultó conocido. Durante algunas épocas llegó incluso a desaparecer arrasado por las vicisitudes bélicas o abandonado por otras causas. Puede decirse que Corte de Peleas Aparece y desaparece del mapa a causa de las innumerables contiendas sufridas por sus habitantes que la abandonan durante varios períodos de la historia.

515

Plaza. De un cruce de caminos nació La Corte, nombre con el que se conoce popularmente a la villa.

 

4. MUNICIPIO DE ENTRÍN BAJO.

entrín bajo93px-Escudo_de_Entrín_Bajo.svg

         Entrín Bajo se halla a escasa distancia de Corte de Peleas, tratándose de un pequeño enclave de pocos habitantes que se complementa como municipio con su anejo Entrín Alto.

         Su fundación se debe, según la tradición, a los ocupantes leoneses que se asentaron en este punto tras la Reconquista, sobre un viejo núcleo prehistórico, dentro de la jurisdicción de la Ciudad y Obispado de Badajoz. El topónimo deriva del de Entrín Verde que nomina el arroyo, también llamado Antrín o Lentrín, que baña ambos lugares. Familiarmente se les conoce como Los Entrines. Económica y morfológicamente constituye un centro típicamente agrícola.

499

 Iglesia de Ntra. Sra. del Amparo. Situada en la plaza de un extremo de la población. Fue levantada a principios del siglo XX sobre otra anterior. Presenta planta rectangular, de nave única y estructura moderna. Al exterior fachada encalada con portada de frontón, huecos de medio punto y espadaña de coronación con cuerpos laterales adosados, con los recercos enfatizados en color ocre y pequeño esquilón sobre la cabecera.

5. MUNICIPIO DE HINOJOSA DEL VALLE.

hinojosa del valle93px-Escudo_de_Hinojosa_del_Valle.svg

           Se localiza al sur de Hornachos, en el borde meridional de la Tierra de Barros. El asentamiento fue fundado en el siglo XIII por el primer Comendador de Hornachos, Pedro Pérez, quien reservó para la Mesa Maestral de la Orden Santiaguista la dehesa de Vendehacas.

            Según la obra del cronista de Hornachos Ortiz de Tovar:… “esta población fue fundada en el s. XIII por Don Pedro Pérez, al tiempo de la conquista, reservando en ella la Mesa Maestral la dehesa de Vendehacas por los años 1240, dándole el nombre de Hinojosa en recuerdo a otra que había ganado con este nombre, quedando en la Orden de Santiago como encomienda”. No quedan restos de la Casa de la Encomienda que la Orden de Santiago poseía en Hinojosa, si bien se conoce su situación, estructura y función mediante diferentes fuentes escritas.

image

Iglesia parroquial de Ntra. Sra. de los Ángeles. Se trata de obra del siglo XVI edificada en estilo gótico-mudéjar, con planta de tres naves de notable espacialidad sobre pilares ochavados y cabecera poligonal. Su componente más destacado es la torre fachada frontal, realizada en mampostería de piedra con cuerpo superior de ladrillo y remate almenado en el que se observan numerosos mechinales. En la parte baja ostenta portada de ladrillo, sencilla pero de notable atractivo, con recerco de arco festonado y enmarque el alfiz. Otra adintelada, también de ladrillo, se abre en el lado del Evangelio.

En el interior llama la atención el altar mayor, en el que se dispone como retablo una hornacina con una pintura mural al fondo, en cuyo intradós se desarrolla un Árbol de Jessé. La pintura representa al apóstol Santiago recibiendo de María un cinturón de caminante. Otra pintura del mismo estilo sobre tabla, se sitúa en uno de los pilares de la nave. Ambas aparecen destrozadas por un desafortunado repinte que las desvirtúa por completo. Según atribución no confirmada, se trata de obras de Antón Martín. También conserva el templo un óleo notable de la Virgen de los Reyes, firmado en 1865 por Agustín M. de Larra.

6. MUNICIPIO DE HORNACHOS.

hornachos91px-Escudo_de_Hornachos.svg

          Hornachos se asienta sobre la ladera de mediodía de la Sierra de su nombre, ocupando un emplazamiento escabroso de extraordinaria grandiosidad y belleza paisajística, entre dos valles rodeados de dehesa y monte bajo.

           La villa de Hornachos fue en la Edad Moderna uno de los principales asentamientos mudéjares y moriscos de la Corona de Castilla . Las pinturas rupestres de La Sillá y Sierra de Pinos atestiguan la presencia humana en esta zona desde el Neolítico-Calcolítico.

          El nombre de Hornachos deriva del latín “fornus” (horno) que en la antigüedad eran utilizados para la fundición de metales como la galena argentífera, explotados en las numerosas minas de la zona.

 391

Fuente de Palomas. Esta fuente recibe el agua desde la sierra conducida por un acueducto de calizas hasta el pilar, todo de piedra de cantería. En el frontal se aprecia el escudo de los Reyes Católicos, y aparece también los restos de una inscripción que decía: “Esta obra mandó a hacer el Señor Gobernador en 1503”.

 

7. MUNICIPIO DE PALOMAS.

palomas91px-Escudo_de_Palomas.svg

          Al norte de Hornachos, sobre la orilla derecha del Palomillas, o mitad de camino entre esta localidad y Alange en un ámbito en que las ondulaciones del terreno se hacen más acusadas, se sitúa Palomas. Origen al que la mayoría de las poblaciones que pertenecieron a la Orden de Santiago, no tiene historia conocida hasta el siglo XV donde ya aparece como núcleo organizado y estructurado en todos sus aspectos.

        Así con toda seguridad su origen estaría en la construcción del puente sobre el Palomillas, de la que tomaría el nombre Palomas y a su alrededor se iría articulando el núcleo poblacional, extendiéndose desde la calle corredera, que era un cordel de la Mesta, hasta sus aldeanos. Fue en 1618 cuando alcanzó la categoría de villa exenta comprando los derechos a la corona de Felipe III.

 387

Iglesia. Ejemplo significativo de arquitectura gótico-mudéjar, del siglo XVI, realizada al amparo de la Orden de Santiago. Su torre, de grandes dimensiones y armoniosas proporciones, es lo más destacado de la edificación y uno de los más bellos ejemplos de la torre fachada en la Baja Extremadura con su exquisita decoración geométrica realizada en ladrillo aplantillado. Esta torre, de planta cuadrada se realizó poco antes de 1550 y sobresale casi en su totalidad de la nave. De gran altura, consta de cuatro cuerpos, los dos inferiores integrados en el templo. Debido a la pendiente del terreno, se genera una plataforma elevada en torno al edificio en las fachadas del Sur.

 

8. MUNICIPIO DE PUEBLA DE LA REINA.

puebla de la reina114px-Puebla_de_la_Reina.svg

180px-Bandera_de_Puebla_de_la_Reina_(Badajoz).svg

          Se localiza cerca de Palomas, del otro lado del arroyo Palomillas, sobre un asentamiento llano que gana escabrosidad hacia levante por la presencia de la Sierra de la Miradera.

            Su asentamiento es típicamente rural. Sus orígenes se remontan a la época romana; aunque es en el período visigodo y en la posterior dominación musulmana de la que quedan abundantes restos.

             A veces aparece consignada en documentos antiguos como Puebla de la Jara, debido a la abundancia de este arbusto en su ámbito, pero se cambió al actual como agradecimeinto a la Reina Isabel la Católica, que a su paso por el pueblo, y por la hospitalidad de éste con ella, lo hizo independiente de Hornachos.

image

Iglesia de Santa Olalla. De estilo gótico-mudéjar en su mayor parte con algunos añadidos renacentistas, es una notable edificación que se relaciona, cronológica y estilísticamante, con otras obras de su entorno como son los templos parroquiales de Alange, Palomas y Hornachos, explica en nota de prensa el Gobierno autonómico.

Este templo de la localidad pacense de Puebla de la Reina, de los siglos XV y XVI y que perteneció a la Orden de Santiago, es de una sola nave construida mediante muros de mampostería y verdugadas de ladrillo, material que se usa también en las esquinas, contrafuertes, vanos y bóvedas. La nave, muy espaciosa, está formada por dos tramos separados por arcos de medio punto, con bóvedas de crucería que apoyan sobre pilares adosados a las paredes laterales y con contrafuertes exteriores y pequeñas ventanas abocinadas en cada tramo. La cabecera tiene forma poligonal cubierta por bóveda estrellada, con menor altura que el resto de la nave.

Exteriormente, su elemento más destacable es la torre-campanario, obra mudéjar de planta cuadrada, muy elaborada, que se sitúa a los pies del templo y tiene cuatro cuerpos separados por molduras. En el primer cuerpo de la citada torre, se encuentra la puerta de acceso principal y, en el segundo cuerpo, destaca el ojo de buey octogonal abocinado con decoración de estrella de ocho puntas.

9. MUNICIPIO DE PUEBLA DEL PRIOR.

puebla del priorescudo puebla del prior

             Localizada en las proximidades de Ribera del Fesno, fue fundada tras la Reconquista por la Orden de Santiago, como aldea de la vecina localidad de Hornachos. Su nombre indica que se trataba de un lugar perteneciente al Prior de la Institución Santiaguista.

             Morfológicamente presenta un núcleo más antiguo, cuyas edificaciones se apiñan en torno a la iglesia parroquial y, una zona de crecimiento compuesta por calles más amplias, de casas igualmente campesinas encaladas en blanco.

631

Iglesia de San Esteban. Originaria del siglo XV, realización de sencilla arquitectura, resuelta en mampostería de piedra encalada, muy transformada en su aspecto original por las remodelaciones experimentadas en el transcurso del tiempo. Su estructura presenta planta rectangular de una sola nave con dos tramos y cubierta de cañón apuntado. La cabecera es también rectangular, de testero plano, separándose de aquella mediante un extraño doble arco apuntado con la clave central flotante, apoyado sobre una somera viga, y óculo superior. A los pies se sitúa un pequeño coro sobre el atrio de acceso, hoy cegado. El interior presenta aspecto modernizado por su encalado y otras actuaciones recientes. Al exterior presenta paramentos enfoscados, con pilastras de mínimo resalte y ventanas de medio punto en la zona superior, todo muy remozado. La portada, de vano adintelado con recreo de varias molduras de cal, de factura moderna, se abre en el muro de la Epístola. Sobre ese mismo lado, por el extremo de los pies, y coronando un atisbo de torre, se sitúa una espadaña, de época reciente, bajo la que se observa el único contrafuerte que presenta el edificio.  

 

10. MUNICIPIO DE RIBERA DEL FRESNO.

ribera del fresno91px-Escudo_de_Ribera_del_Fresno.svg

           Se sitúa entre Villafranca y Hornachos sobre un ámbito de suaves ondulaciones, tratándose de núcleo netamente agrícola en el que predominan los cereales y la vid.

            Su nombre se conecta con un supuesto fresno de gran tamaño existente a orillas del arroyo Valdemedel donde se asienta la población, constando ya bajo tal apelativo al menos desde el siglo XVIII.

            Sobre legendarios antecedentes no documentados, bajo los árabes aparece nombrada ya como centro poblado. Destruida más tarde, fue repoblada definitivamente en el siglo XIII por la Orden de Santiago, alcanzando pronto la categoría de cabeza de Encomienda. La Casa de ésta se localizaba en la calle de los Riscos, cerca del castillo erigido en el siglo XV por el Comendador Martín de Tordesillas junto a la ya inexistente ermita de Santa Cecilia. Prueba del rápido auge de la localidad fue el numeroso conjunto de centros religiosos y de otro tipo con que contaba a principios del XVI.

87

Posada Nostra. En Ribera del Fresno destacan las Casas Señoriales y antiguas mansiones. Entre ellas está la que ahora Alberta la Posada Nostra, construida en 1781, restaurada y acondicionada para ofrecer al visitante la comodidad de un alojamiento moderno, pero respetando lo mejor de su estilo barroco-manuelino.

11. MUNICIPIO DE SANTA MARTA.

santa marta114px-Santa_Marta_de_los_Barros.svg

180px-Santa_Marta_(Badajoz)_bandera

           Se sitúa en el borde meridional del Partido Judicial, en un ámbito de vides y olivos, su naturaleza es estrictamente campesina, basada de modo fundamental en la producción de vino y aceite.

         Los ricos hallazgos aparecidos en los yacimientos de Las Tiendas y Argamasa testimonian los antecedentes romanos y árabes del asentamiento. El núcleo actual tiene su origen en la población fundada a mediados del siglo XVI por Don Gómez Suárez de Figueroa, primer Duque de Feria, dentro de este Señorío.

         En 1646 la población fue arrasada por los portugueses, siendo reedificada posteriormente mediante calles de trazado regular y amplias plazas. En el siglo XVI resultó destruida la aldea de Don febrero, que se situaba en sus cercanías, camino de Corte de Peleas. Otro enclave cercano despoblado ya en el XVIII fue el de Los Cotos. En el XIX se le anejó como aldea la vecina Corte, que durante un tiempo permaneció bajo su dependencia.

173

Iglesia. Es un edificio del siglo XV aunque recientemente restaurado (1985). Consta de una sola nave, de sencilla planta rectangular, cuya capilla mayor termina en forma ochavada. La portada es de estilo gótico y cobija una hornacina con la imagen de Santa Marta. La puerta es de doble hoja y abatible. En el interior podemos observar el retablo del altar mayor, de generosas proporciones y decorado con un gran número de espejos, fue realizado por Austín Núñez Barreno.

 

12. MUNICIPIO DE SOLANA DE LOS BARROS.

solana de los barros     114px-Solana_de_los_Barros.svg

180px-Banderasolana.svg

          Solana de los Barros se sitúa en el borde septentrional de la Tierra de Barros, ocupando una colina sobre la orilla izquierda del río Guadajira, a cuyo acusado seno se acoge, en el camino de Almendralejo.

          Tras la Reconquista fue entregada a la Orden del Temple, lo que originó conflictos con la ciudad de Badajoz, que consideraba la aldea de su pertenencia. Durante las guerras hispono-portuguesas del siglo XIV resultó arrasado repetidamente, lo que dificultó su desarrollo. A mediados del XV, cuando s encontraba prácticamente abandonado, el lugar se integró en el Señorío de Feria en tiempos del segundo Gómez Suárez de Figueroa, quien impulsó su repoblación en término de refundarla casi de nuevo como aldea dependiente de la vecina y poderosa Villalba. Sometida a nuevos arrasamientos por parte de los portugueses, en el siglo XVII se encontraba otra vez en acusada decadencia. En esa época la propia iglesia parroquial aparece casi destruida, celebrándose los cultos en la hoy desaparecida ermita de Los Mártires.

154

Iglesia de Santa María Magdalena. Originaria del siglo XVI y hoy muy transformada. Su planta es de nave única con capillas entre estribos y falso techo plano bajo las bóvedas que desvirtúa radicalmente la fisonomía espacial.

La cabecera es poligonal con cubierta de cúpula y cimborrio ochavado. Al frente presenta torre fachada en avance con sencilla portada, sobre la que se ha dispuesto modernamente un campanario con tejadillo sobre un edículo de transición. Como remate se ha colocado un enorme Cristo de bronce con los brazos abiertos, obra de Juan de Ávalos, que compone una estampa insólita. En el interior del templo se repite la mezcla de elementos de diferentes estilos que altera por completo la naturaleza de la construcción original.

Como bienes muebles se conservan algunos retablos de interés de los siglos XVII y XVIII, cuya presencia contrasta fuertemente con el ambiente modernista en que se integran.

13. MUNICIPIO DE TORREMEJÍA.

torremejía91px-Escudo_de_Torremejía.svg

180px-Bandera_de_Torremejia_(Badajoz).svg

           El término municipal de Torremejía se encuentra enclavado en la llamada Penillanura de Badajoz, es decir, la parte más llana de la provincia.

            Se sabe que en tiempos del Imperio Romano atravesaba la región la que luego se llamaría Vía de la Plata, donde se encuentra Torremejía, pero no consta que hubiera asentamientos humanos allí, salvo alguna villa patricia. Lo más probable es que la localidad fuera fundada por don Diego García Torres y Mejía en 1480, aunque algunos autores atribuyen tal hecho a don Gonzalo Mejía, Maestre de Santiago, hacia 1370.

459

Ayuntamiento y plaza. Torremejía presenta, morfológicamente, dos zonas bien diferenciadas. Una más antigua, alrededor del Palacio y la Iglesia parroquial que se erige frente al mismo, y que hasta tiempo reciente tuvo como límite el je de la Vía de la Plata; y otra moderna, configurada por tejidos de organización regular, surgidos en las últimas décadas del otro lado de la carretera., en las que se sitúan el nuevo Ayuntamiento y otros servicios, entre ellos hermosas plazas y cuidados ajardinamientos.

14. MUNICIPIO DE VILLAFRANCA DE LOS BARROS.

villafranca de los barros 114px-Villafranca_de_los_Barros.svg

         Esta ciudad se encuentra enclavada en el centro de la provincia de Badajoz, en las proximidades de Almendralejo, también sobre la Vía de la Plata, constituyendo el segundo núcleo de la comarca en el corazón de la fértil llanura de la Comarca de Tierra de Barros. Villafranca de los Barros, nombrada como “Ciudad de la Música”, ocupa el centro de una dilatada cuenca de fértil tierra arcillosa, cuenca que limitan formando semicírculo las cercanas sierras de Alange, Hornachos y Fuente del Maestre.

         Toda la zona está regada por riachuelos y arroyos de prolongado estiaje durante los meses de verano e incluso parte del otoño, llamados Pendelías, Valdequemao y las Guaridas, uno de los cuales, el de Valdequemao atraviesa la población de Sur a Norte; el de Pendelías, pasa por el Este lamiendo sus muros, juntándose los dos cerca de las últimas casas donde toman el nombre de Río Cagancha. El otro arroyo es el de la Guaridas, que atraviesa el término por su extremidad Este. Toda esta trama fluvial va a desembocar al Bonhabal, afluente del Matachel.

72

Ermita de Ntra. Sra. de la Coronada. Es una de las construcciones religiosas más significativas y querida de la población. La edificación originaria data del siglo XVI pero fue reformada en el siglo XVIII. La morfología de la ermita es muy variada y se encuentra encalada. Dentro de su decoración destaca la presencia de estribos cilíndricos y torre fachada de peculiar remate bulboso.

image

La localidad pacense de Villafranca de los Barros es conocida como ‘ciudad de la música’. Un nombre que le viene desde tiempos atrás cuando se impuso como costumbre entre los vecinos, congregarse los días señalados y fiestas de guardar, para asistir y participar en espectáculos particulares y públicos cuyo hilo de unión era la música, una costumbre que hoy aún continúa desarrollándose.

 

15. MUNICIPIO DE VILLALBA DE LOS BARROS.

villalba de los barros    114px-Villalba_de_los_Barros.svg

Bandera_villalba

         Villaba de los Barros se localiza entre Santa Marta y Almendralejo, en las proximidades de Aceuchal, discurriendo por su costado de levante el río Guadajira.

           Su origen se encuentra en el primitivo núcleo de Don Falcón, repoblado con 50 vecinos y convertido en Villa a finales del siglo XIII por el caballero Juan Mateo. En 1395 el pueblo fue comprado en 100.000 maravedís por el Maestre santiaguista Lorenzo Suárez de Figueroa para incorporarlo al recién creado señorío de Feria, compuesto entonces todavía tan sólo por Zafra, Feria y La Parra. Villalba fue así la primera de las doce poblaciones que con el tiempo se fueron sumando al reducido foco inicial de este Señorío, y una de las más señaladas de sus componentes.

           En la actualidad, tanto en su composición morfológica como en sus restantes aspectos se trata de un centro estrictamente rural, en el que se conserva escasamente degradada su fisonomía tradicional. El caserío está compuesto por edificaciones encaladas de modelo campesino, entre las que abundan las mansiones solariegas. Expresión de su evolución son, sin embargo, las enormes bodegas de vino local, cuyos grandes depósitos metálicos ponen la nota de contraste con los cubos del cercano castillo.

           El apelativo popular de los villalbejos es el de “retuertos” o “ladeáos“.

 

419

Castillo. La localidad resulta dominada por la enorme mole pétrea de su poderoso castillo, reconstruido en las postrimerías del siglo XIV sobre otro anterior de origen árabe, según queda de manifiesto en la fábrica de piedra de regular mampostería erigida sobre los lienzos de tapial de las zonas inferiores. La fortaleza se compone de un recinto exterior o barbacana, de planta rectangular y otro interior de las mismas proporciones, que se organiza en torno a un angosto patio de armas. la estructura principal se refuerza en las esquinas y zona media de los muros mediante sólidos cubos cilíndricos de distintos cuerpos, a los que se suma un potente torreón cuadrangular, al que se le adosan también otros semicilíndricos, uno de ellos macizo. Hay autores que estiman que en la etapa musulmana el patio de esta fortaleza pudo haber estado originalmente cubierto, configurando una mezquita y tras sucesivas remodelaciones pasó a convertirse en la estructura del posterior castillo señorial cuyos restos han llegado hasta nuestros días.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s