Las cuentas de la Universidad Española

             La Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) ha presentado el informe bianual 2014-2015 que, desde el año 1998 nos ilustra con cifras sobre la situación del sistema universitario español.

              El informe La Universidad Española en cifras es, sin duda, el que goza de mayor fiabilidad en nuestro país, elaborado por José Antonio Pérez, de la Universidad Politécnica de Valencia, y Juan Hernández Armenteros, de la Universidad de Jaén, tras la recogida de 1.049.490 datos en más de 257 cuadros, perfectamente visibles en la página web que mantiene esta asociación, que preside Segundo Píriz Durán, Rector Magfco. de la Universidad de Extremadura.

image

              La importancia de este informe me lleva a extraer algunas de sus conclusiones, sobre todo porque permite conocer la evolución que ha experimentado la Universidad en estos años de difícil coyuntura económica.

crue

Primero.- Demanda y oferta de enseñanza universitaria.

• Respecto a la tasa de acceso a los estudios de grado  y máster en España viene a denotar que el tamaño del sistema universitario español, aunque se encuentre dentro de parámetros de normalidad, 46,3% y 10,2% respectivamente, resultan inferiores a los registrados en el panorama internacional de los países desarrollados (OCDE: 57% y 22,2%; UE: 56% y 25,7%).

• En el período comprendido entre 2008 y 2014, las universidades públicas han experimentado un retroceso en el total de estudiantes que absorben (del 89,2% al 85,3%), mientras que las privadas han aumentado (del 10,9% al 14,7%), circunstancia que puede considerarse como normal si tenemos en cuenta que mientras que las primeras se mantienen en número, las segundas han incrementado en los últimos tiempos a razón de al menos una cada año. Igual que se advierte un crecimiento en la formación no presencial (una única Universidad pública frente a cuatro privadas). Todo ello teniendo en cuenta que en el caso de las enseñanzas de ciclo y grado, la demanda se ha reducido globalmente un 6,56%.

• El porcentaje de estudiantes extranjeros matriculados en estudios de grado (0,8%), máster (4,9%) y doctorado (16,2%) en las universidades españolas, sin computar los de Erasmus en los que España es el país europeo que más estudiantes recibe, presenta valores muy reducidos en comparación con países como Reino Unido (es el que más), pero también respecto a otros como Francia o Alemania. Lejos, en todo caso, de la media de la OCDE (6,2%,13,9% y 16,2%, respectivamente).

• España tiene una oferta de instituciones universitarias completamente asimilable a la de otros países desarrollados, con universidades de un tamaño (número de estudiantes) algo mayor que el habitual en los países anglosajones, y más equiparables al de otros países continentales europeos.

universidad

Segundo.- Precios y ayudas al estudio universitario.

• España tiene uno de los niveles de precios públicos universitarios más elevados de la Unión Europea.  Solo Reino Unido, Irlanda y Holanda tienen precios públicos por encima de los establecidos en España. Cierto que, dentro del abanico de precios públicos existen variantes entre las Comunidades Autónomas. Partiendo por señalar que, en el período comprendido entre 2008 y 2014, todas las Comunidades Autónomas han incrementado sus precios públicos para la enseñanza superior, no lo hacen con la misma intensidad. Galicia es la menor (5,1%), seguida de Andalucía (9,7%), Cantabria (10%), Castilla y León (21,8%), Extremadura (23,8%);  y Cataluña alcanzando cotas máximas (con un 158%), seguida de la Comunidad de Madrid (117,3%) y Comunidad Valenciana (93,9%).

• El esfuerzo que supone para las familias el pago de los precios públicos universitarios, sobre la capacidad de renta de cada Comunidad Autónoma, es muy diferente y no guarda proporcionalidad con los niveles de renta per cápita. Cataluña encabeza el nivel de esfuerzo con un 7,5% sobre la renta per cápita y en el extremo opuesto el País Vasco sólo requiere un esfuerzo del 3,4%, siendo ambas Comunidades Autónomas las que registran niveles de renta per cápita superiores a la media de España, mientras que el precio de este servicio exige un esfuerzo del 5,9% para los habitantes de Extremadura que ocupa la última posición en el nivel de renta per cápita de España y prácticamente la mitad de la renta de los habitantes del País Vasco.

universidades-esfuerzo-renta

fuente: La Universidad Española en Cifras 2014-2015, CRUE (2016)

• El incremento de los precios públicos no ha venido acompañado de un aumento equiparable de las becas y ayudas al estudio, con una insuficiencia palpable en tanto que  afecta al 27% de los estudiantes de enseñanzas de grado en universidades públicas presenciales. Un alcance de ayudas que es de menor cuantía que la de muchos países europeos (en los países escandinavos el porcentaje oscila entre el 100 y el 58%, dependiendo del país; en Holanda, el 76%; Irlanda, 47%; Francia, 35%), pero por encima de Alemania (25%), Bélgica (20%), y Austria (15%).

En cuanto a la financiación media por becario por parte del Ministerio (2.637 euros en el curso 2014-2015), se vuelve a niveles del curso académico 2006/2007, muy lejos de los 3.256 euros del curso 2012/2013.

También es verdad que la recaudación por precios públicos de matrículas supone apenas el 17% (promedio) del total de los ingresos corrientes que reciben las Universidades, con lo que se evidencia que existe ya, para todos los estudiantes universitarios, una financiación de la Administración para el resto.

• El gasto corriente por estudiante matriculado difiere entre universidades. Frente al promedio de 7.079,66 euros de las universidades públicas presenciales, las cotas alcanzan su máxima expresión en el País Vasco (9.850,74), La Rioja (9.718,19) y Cantabria (9.073,92); y, en su parte inferior Extremadura (5.385,51), Islas Baleares (5.903,54), Andalucía (5.934,21) y Castilla-La Mancha (5.988,96). Ello denota, sin duda, no solo la diferente aplicación de precios públicos sino también la financiación corriente que reciben las Universidades en las distintas Comunidades Autónomas. Dato, sin duda, ciertamente relevante.

image

fuente: La Universidad Española en Cifras 2014-2015, CRUE (2016)

Tercero.- Recursos del sistema universitario.

• La subida de precios públicos ha supuesto para las Universidades, en términos globales, un incremento en la recaudación que desde 2010 a 2014 se cuantifica en 419 millones. Por su parte, la otra fuente de financiación estructural de las universidades, procedente de los presupuestos autonómicos, ha supuesto una caída en este mismo período por importe de 1.213 millones de euros. Es decir que no ha existido compensación y esta merma de la financiación estructural de casi 800 millones de euros tiene una incidencia sustantiva en el normal desarrollo de la actividad universitaria.

• Las diferencias en la evolución de la financiación pública autonómica han sido sustantivas. Así, desde una media del 17,89% de disminución, en Castilla-La Mancha ha llegado al 47,72%, y en Cataluña un 32,66%; otras han sido menos afectadas, caso de Asturias (-0,62%) o País Vasco (-3,86%). Extremadura presenta una disminución del 13,61%. En cambio, a destacar, es La Rioja, con un incremento  del 0,94%.

Claro que un completo análisis precisaría distinguir aquellas universidades que en los tiempos de bonanza presentaban una financiación más alta (aunque siempre habrá quien diga que nunca es suficiente) y otras que no fueron tratadas con el mismo cariño. Y, por ello, una caída porcentual alta no supone que necesariamente tenga mayor repercusión que otra más baja. Así, por ejemplo, un parámetro de medida oportuno es determinar qué porcentaje del capítulo I (gastos de personal) supone la financiación autonómica, para detectar que, con todo el recorte que pudiera haberse producido en algunas universidades todavía mantienen una financiación total del personal, mientras que otras nunca lo han alcanzado y, por supuesto, en estos tiempos lo han visto disminuido. El esfuerzo es, sin duda, mucho mayor en estas últimas aunque los porcentajes no acompañen para detectarlo con claridad.

Si existiera un modelo de financiación homologado para todo el sistema universitario, sería legítimo establecer un ranking de los tratamientos que recibe cada Universidad en las distintas Comunidades Autónomas.

• Los efectos combinados de incrementos en precios públicos y reducción de la aportación de la financiación autonómica, en este período de 2010-2014, ha tenido igualmente variaciones de signo contrario, con una media del 9,99% de reducción. Desde las que conllevan un incremento del 2%, como ocurre en La Rioja, hasta la reducción del 39% en Castilla-La Mancha, pasando por otras intermedias, como Extremadura, con una reducción del 10,35%.

image

fuente: La Universidad Española en Cifras 2014-2015, CRUE (2016)

• Los retrocesos en la financiación para la investigación han sido significativos desde el año 2008, aun cuando en 2014 las universidades públicas presenciales han frenado la caída que venían padeciendo. En esta caída, y desde una media del 24,6%, destacan Canarias (-68,4%), Extremadura (-63,1%), Castilla-La Mancha (-60,8%), Madrid (-42,83%), Andalucía (-37,46%), Cataluña (-16,45%) y la Comunidad Valenciana (-14,85%).

Por la importancia que tienen los datos hay que distinguir, al respecto de la financiación para investigación, aquella que procede del sector privado y la del sector público. Ha sido algo más de 191 millones de euros la cantidad privada para financiar I+D+i que recibieron las universidades españolas en 2014. Casi la mitad  de los 358 millones de 2008 (-47%). Y, además, no se observan signos de cambios a corto plazo. El sector público ha sido más moderado en sus retrocesos de financiación (21%) y, en cambio, parece dar señales de reactivar su inversión en investigación, como lo denota que en el año 2014 se haya aumentado un 22% con relación al año anterior.

Bien parece que las empresas españolas no confían en el retorno de las inversiones que hagan en la universidad, a diferencia de lo que ocurre en otros países. Aunque con la situación coyuntural vivida en estos últimos años, este hecho puede deberse a razones diversas, difícil de concentrar máxime cuando es evidente que, desde antaño, hay una falta de tradición en ello y, sobre todo, con diversidad de panoramas según el tejido industrial que tengan las comunidades autónomas. Un dato significativo es que las universidades catalanas han aumentado sus ingresos de investigación en el 48% en el año 2014 con relación a las cifras del año anterior, de los cuales el 31% procede de financiadores extranjeros.

financiacion-investigacion

• Aunque la reducción en los gastos de personal parece que ha tocado suelo después de la brusca caída registrada en el año 2012, el año 2014 ha experimentado un aumento del 0,2% sobre el anterior. Pero el resultado de este período se deja ver claramente con una disminución de 7.500 empleos (3.486 de personal docente e investigador y 4.068 de personal de administración y servicios).

La reducción de empleados públicos en general es una constante desde que España ha tenido que ir ajustando el gasto público. Ocurre que en la universidad, cerrar la entrada de plantilla docente e investigadora e ir jubilando a personal con una dilatada trayectoria académica e investigadora, que en estos tiempos ha sido considerable por el envejecimiento que se ha producido, da como resultado que el perfil profesional que a finales del año 2014 presentan las plantillas universitarias de profesorado sea, tanto cuantitativa como cualitativamente, muy similar al que ofrecían a finales del año 2006.

El único aspecto positivo que puede advertirse es el avance de la participación de la mujer en las categorías profesionales de más alta cualificación. Las mujeres constituyen el 40% del total del profesorado con acreditación académica de doctor. Mientras que en el año 2006 sólo el 14% eran catedráticas de universidad, en el año 2014 se progresa hasta el 21%.

universidad-salamanca-defiende-ensenanza-apertura_tinima20130919_0892_18

Cuarto. Resultados.

• Después de cinco años de la implantación de las enseñanzas de grado, con la consiguiente adaptación completa al Espacio Europeo de Educación Superior, se extrae como conclusión una mejora en el rendimiento académico (créditos aprobados/créditos matriculados): un 23%  en las universidades públicas y un 4% en las privadas.

 • La tasa de paro entre los universitarios españoles (excepto doctorado) se sitúa en el 12,5% de la población activa española. Ello sobre la base de encontrarse en paro la quinta parte de población activa española (20,9%).

Tasa de paro (año 2014) de los titulados universitarios (egresados en el curso académico 2009/2010) por ámbito de estudio.

image

fuente: La Universidad Española en Cifras 2014-2015, CRUE (2016)

• El 19,2% de universidades españolas con actividad investigadora son las que, de media, se encuentran en el TOP 500 de alguno de los principales rankings internacionales (ARWU, THE Y OS). Aunque es una posición débil respecto a la de otros países [por ejemplo Italia (33,9%), Reino Unido (45%), Alemania (47%)], por debajo se encuentra Francia (18%). Hay que ser consciente de este preocupante dato, pero también y fundamentalmente por el hecho de que estos rankings internacionales aparecen referidos esencialmente a la función investigadora y no tanto la calidad docente, y ello está estrechamente correlacionado con los recursos globales que financian esa actividad en cada país, en lo que España precisamente no se caracteriza por su inversión en I+D+i.

rankings-internacionales

• Tampoco salimos bien parados en el campo de la innovación, y en el informe de la Fundación COTEC para la innovación 2016, el 72,9% de los encuestados afirmaban que las universidades y los centros públicos no orientan sus actividades de I+D a las necesidades tecnológicas de las empresas, y el 63% cree que el sistema educativo no proporciona competencias adecuadas para las necesidades de las empresas. Bien parece que estemos ante un aspecto que requiere una mejora sustancial en el sistema universitario español.

• La producción científica de las universidades presenta, en cambio, unos resultados muy relevantes, en relación con el peso económico de nuestro país y el gasto en I+D+i que realiza. Desde 2008 a 2014, se ha ampliado la producción científica en un 54%, y han incrementado un 6% su impacto, publicando casi el 55% de sus artículos científicos en revistas del primer cuartil, esto es, las de mayor factor de impacto.

produccion-cientifica

• Las universidades han mejorado significativamente sus cuentas para hacer valer el principio de estabilidad presupuestaria con el consiguiente equilibrio presupuestario. Sin embargo, 19 universidades presentaron déficit por valor del -2,80% del total de sus ingresos no financieros, al tiempo que la capacidad de financiación (superávit) del sistema se estrechó hasta situarse en el 1,07% del total de los ingresos no financieros liquidados en los presupuestos del año 2014.

universidadencifras-2014-15      Puede consultarse el informe completo en: http://www.crue.org/

 

2 comentarios en “Las cuentas de la Universidad Española

  1. Esther Vázquez

    Tristemente, la universidad en España es cada día menos accesible para los estudiantes españoles que, aún con unas buenas calificaciones, un buen expediente, muchas veces no consiguen acceder a una beca, que, en ocasiones, es la única manera que tienen de poder seguir estudiando.

    El problema viene cuando, en vez de preocuparse por dar una buena formación a los alumnos, las universidades y, en concreto, algunos profesores, se centran más en conseguir ingresos económicos. Y entonces se pierde calidad en la enseñanza.

    Aún con todo, una experiencia muy recomendable para cualquiera, para crecer tanto intelectual como personalmente, adquirir conocimientos, cultura, pero también forjarse como persona para el futuro, forjando o reforzando nuestras propias ideas, nuestra propia personalidad.

    Con respecto a los precios, abusivos, a mi parecer, sobre todo si los comparamos con algunas universidades europeas…parece ser que adquirir una formación universitaria en este país, no está al alcance de cualquiera.

    Le gusta a 1 persona

    1. Cierto Esther, aunque también hay que decir que desde diversas instancias se viene apoyando a esos estudiantes necesitados. Con becas complementarias por parte de las Comunidades Autónomas o ayudas por los Consejos Sociales. Todos los esfuerzos son pocos porque la Universidad es la que hará crecer al país. También tengo que reconocer contigo que la docencia no se mide con el mismo prisma que la investigación y…claro está el incentivo económico se consigue con proyectos, olvidando esa vocación de enseñar. Hay que seguir trabajando por la calidad y el favorecer a quien quiera realizar estudios universitarios. Un saludo.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s