Badajoz y sus esculturas

               Las ciudades se reconocen por muchos aspectos que simbolizan su sensibilidad para cuidar y mejorar el presente, así como sus inquietudes para recordar su propia historia. Cada vez que visitamos a alguna localidad desconocida, la fisonomía externa que muestran nos da una imagen fidedigna de cómo son los ciudadanos que la habitan y los gobiernos locales que las gestionan. Y, entre las facetas culturales que más llaman la atención son las que atañen a sus monumentos, esculturas, obeliscos y otras muestras que encuentras en sus plazas, avenidas y jardines. Además de servir de adorno, se evoca la historia, la vida y la obra de los personajes ilustres que han dejado su impronta en el lugar.

              Repartidas por toda la ciudad de Badajoz nos encontramos con estelares muestras de lo que vengo comentando y, particularmente ahora, quiero ceñirme a las esculturas existentes. Unas, mostrando el legado de gente que con sus vidas ejemplares han contribuido a conformar la historia de la ciudad, disponiendo de un reconocimiento que recuerda las huellas que han dejado. Otras, atienden a facetas distintas como ocurre con hechos luctuosos acaecidos en algún momento y que no pueden olvidarse. En fin, no faltan estelares muestras de acontecimientos históricos que no se identifican con una figura humana, sino con una expresión pintoresca y artística del sentido que pretende mostrarse para mantener en el presente lo que fue pasado, y que no debe olvidarse.

            En mi vocación pintoresca, vengo visitando, fotografiando, recopilando y plasmando al carboncillo estas muestras de arte, incidiendo en algún aspecto singular del grupo o escultura de que se trate, en una colección final que he denominado “La lupa de Chano”, por aquello de que me acerco intentando buscar algo de la esencia de la obra de arte. La experiencia ha sido muy positiva para mí, conociendo más en profundidad lo que antes era un mero decorado, y ahora pretendo publicitar con el repaso de este voluminoso número de muestras artísticas.

             No va a faltar en este repaso el recuerdo a quien despertó en mí, cuando era niño, el amor a la escultura y la pintura. Cierto que mi vida se apartó por otros derroteros profesionales y no seguí para contagiarme del arte hasta sucumbir en sus entrañas. Pero en mí siempre quedó la educación recibida y ahora, con los años, revivo para no abandonarlo desde una afición que me hace mostrar mi libertad para plasmar cuanto me interesa, en unos momentos donde la mente se transforma en deseos vivos de mostrar algo que está dentro de mí. Mi recuerdo y humilde homenaje lo es hacia el profesor don Isauro Luengo, zamorano de nacimiento pero que recaló en Badajoz donde forjó su familia y trabajo. Prestó su actividad, y así lo recuerdan muchos de sus discípulos, en el Instituto de Bachillerato, en la Escuela de Artes y oficios, y en la Escuela de Magisterio. Sus obras no están visibles en muchos sitios, quizás por aquello de que plasmaba muy limitadamente su arte a familiares y amigos. Pero alguna muestra he conseguido recalar por fotografía, que acojo como introducción de quien me sirve de ejemplo para este modesto relato que realizo y que me permito dedicar a tan insigne maestro (q.e.p.d.).

manos

             De las 36 esculturas o grupos escultóricos existentes en Badajoz y que tengo catalogadas, merece destacar algunos aspectos que sirvan de preludio:

• La mayoría se sitúa en paseos y jardines (14), para seguir por avenidas y rotondas (9), plazas (8), y otros lugares (5).

• La más antigua data de 1892, se corresponde con el Memorial a Menacho y se encuentra en el Baluarte de Santiago. No significa, por otra parte, que anteriormente faltaran muestras escultóricas pero ocurre que, con el devenir del tiempo y la sucesión de acontecimientos, las muestras habrá que encontrarlas en otros lugares que las recojan, como el Museo Arqueológico Provincial de Badajoz.

• Del total de grupos y esculturas preexistentes, dos únicamente son del siglo XIX, diecinueve del siglo XX y el resto (quince) son del presente siglo. Se ve con ello el progresivo incremento del patrimonio escultórico, y en los tiempos recientes puede decirse que se va aumentando en casi una nueva pieza cada año.

• La primera escultura con forma humana se erigió en 1896, que se corresponde con José Moreno Nieto y se ubica en la Plaza de Minayo.

• Tan solo una de las esculturas levantadas en Badajoz se identifica con el nombre del lugar en el que se encuentra. Concretamente en la Plaza del Padre López. Del resto, aunque algunos de los personajes tienen calle con su nombre, su escultura se encuentra en lugar distinto.

• En Badajoz solamente existe una escultura ecuestre, referida a uno de los conquistadores de Extremadura y que, tras el paso por distintas ubicaciones, se ubica actualmente en la calle Tomás Romero de Castilla. Se trata de la escultura a Hernando de Soto.

           Tras esta introducción, conozcamos las obras artísticas partiendo por la representación de las que son figuras humanas, y conforme al momento temporal en que fueron ubicadas.

1. Escultura de “José Moreno Nieto” (1896).

Catedrático de árabe y político (1825-1882), ocupó puestos tan diversos como jurisconsulto, académico y rector de la Universidad Central, entre otros. Su escultura fue realizada por Aniceto Marinas García. Mide 2,30 metros y planta sobre la pierna izquierda. Erróneamente figura en la obra el año 1897, cuando realmente su instalación se produjo un año antes; se cree que el error se debe al momento de reponer los números caídos en algún momento. Se encuentra ubicada en la Plaza de Minayo.

2. Escultura de Luis de Morales “El Divino” (1925).

           Pintor pacense (1510-1586), considerado el mejor pintor manierista español, y del que puede contemplarse obras suyas en el Museo Catedralicio de la ciudad. La obra fue realizada por el escultor extremeño Gabino Amaya, fundida en bronce en los talleres Calahorra Hermanos. Se concibió con un gran pedestal sobre el que se coloca el retrato sedente del pintor que porta su paleta y pinceles. Se pretendía romper la rigidez con una apariencia de distensión, al estar sentado en el sillón, como meditando la creación de alguna obra pictórica.

           Se estableció en concurso público al que concurrieron varios escultores  y en el que salió elegido Amaya. Fue una escultura sufragada por suscripción popular. A los ojos de la estatua se ve la Catedral de la ciudad, que acoge en su interior algunas de sus obras como por ejemplo “La Piedad”. Precisamente este trabajo aparece representado en el pedestal de la escultura de la céntrica Plaza de España en la que se ubica, en el lugar que anteriormente ocupara un poste meteorológico que fue trasladado al Parque de Castelar.

3. Escultura de “Francisco de Zurbarán” (1932).

            Destacado pintor del Siglo de Oro español (1598-1664), contemporáneo y amigo de Velázquez. La figura en bronce de este ilustre extremeño, natural de Fuente de Cantos, fue realizada por el escultor Aurelio Cabrera Gallardo, que la donó al Ayuntamiento de Badajoz como agradecimiento por su formación enla Academia Municipal de Dibujo de la ciudad, y se levanta sobre un gran pedestal de mármol que realizó el marmolista Ángel Zoido, y que fue sufragada por suscripción popular. Se sitúa en la Plaza de Cervantes (conocida por San Andrés).

4. Escultura de “Carolina Coronado” (1945).

           Escritora romántica extremeña (1823-1911), nacida en Almendralejo, considerada como la equivalente extremeña de otras autoras románticas coetáneas como Rosalía de Castro, y autora de tal notoriedad que llegaría a ser calificada con el título de “Bécquer femenino“. Se erige en el Parque de Castelar, realizada por José Sánchez Silva. Situada al borde del estanque de patos y cisnes, en la base puede leerse la inscripción: “La sensibilidad de la mujer en ti se hizo poesía”.

5. Busto de “Adelardo Covarsí  Yustas” (1952).

            Pintor pacense (1885-1951), de destacada técnica y con una obra marcada por temas costumbristas, rurales, cinegéticos y de paisajes extremeños. En 1907 ocupó la plaza de profesor de Dibujo en la Escuela de Artes y Oficios de Badajoz de la que llegó a ser director. Fue igualmente Director de la Escuela Profesional de Artesanos de Badajoz y presidente del Museo Provincial de Arte de Badajoz, cuando se creó en 1922, desarrollando una labor cultural importante de protección del patrimonio histórico-artístico extremeño. Fue también director local del Patronato de Turismo y miembro de la Junta de Monumentos.

            Se trata de un busto en piedra, obra de José Silva, instalado en el Parque de Castelar. Así, en este lugar se encuentra el patriarca de los pintores badajocenses, de figura sobria y enjuta, con la paleta y el pincel entre las manos, viendo discurrir el paso de la vida en estos hermosos jardines.

           Está rematada con una reproducción en azulejería de su obra “El zagal de las mongías”. En un lateral, difícil de ver, aparece el texto: “…y fundió en sus lienzos el cielo y la tierra de la Extremadura, con un afán partitivo y a veces en favor de los humildes, del que son testimonio las figuras populares de los monteros, señores nativos de las serranías; otras con hondas lejanías sin linderos…”.

6. Grupo Escultórico de los Cuatro Evangelistas (1956).

             Se trata de un conjunto escultórico que hasta fechas recientes acompañaba al Héroe Caido y, en la actualidad, en el proceso de rehabilitación que experimenta el Baluarte de la Trinidad, se sitúan en los confines de una gran Cruz de mármol, obra de Ángel Zoido, y que en su momento (desde el año 1943) estuvo colocada en La Alcazaba, para posteriormente pasar al Cementerio de San Juan y, finalmente, mantenerse en el Baluarte.

             El conjunto escultórico fue donado por Juan de Ávalos a la ciudad de Badajoz, tratándose de los primeros bocetos de los Cuatro Evangelistas (Juan, Lucas, Marcos y Mateo) que realizó el autor para el Valle de los Caídos.

             Los evangelistas están realizados en bronce y colocados sobre murales graníticos, y aparecen junto con sus símbolos. San Juan con un águila; San Lucas, con un toro; San Marcos, con un león; San Mateo, con un hombre águila.

image
Grupo Escultórico de los Cuatro Evangelistas

 

7. Busto de “Luis Chamizo” (1966).

            Escritor extremeño (1894-1945), natural de Guareña, que presenta como singularidad en su obra escrita que la mayor parte se hace en el habla “castúo”. Su principal obra es “El Miajón de los Castúos”.

              El busto se levantó gracias al Instituto de Cultura Hispánica y al Ayuntamiento de Badajoz, realizado en bronce por Rosa Telesforo Gumiel.

8. Grupo escultórico de “Los Monteros” (1968).

            Realizado por Juan de Ávalos, constituye un homenaje a la obra del pintor pacense Adelardo Covarsí. Reproduce una de las escenas características del artista compuesta por varios personajes.

             Consta la obra básicamente de dos partes complementarias. Por un lado, y a mano izquierda, un obelisco pétreo sostiene una placa fundida en bronce donde figura en bajo relieve el retrato del artista honrado. A su derecha, un conjunto de diversas esculturas en bulto redondo fabricadas en piedra rememoran una escena de caza, temática preferida y que hizo popular al pintor pacense, donde los dos principales personajes, tras regresar de la montería, se descubren ante la efigie del artista que tanto les inmortalizó con sus pinceles. Cierra el conjunto cinegético otros dos monteros que llaman y recogen a la jauría de perros cazadores que les acompañaron en su batida.

            Se ubica en el Paseo Fluvial de Badajoz, junto a la cabeza del Puente de la Universidad.

9. Busto del “Padre López “(1971).

           Benigno López de Sosoaga y Borinaga (1899-1971) era el nombre del “Padre López”, jesuita vasco que en los años 50 y 60 era conocido por la ciudadanía de Badajoz como el “Padre Perra Chica”, el “Padre Corre-corre”, el “Padre de los Pobres”, como apodos ganados por su dedicación abnegada a los pobres y enfermos que hacía que tuviera una actividad frenética recogiendo perras chicas (cinco céntimos de las antiguas pesetas) para edificar unas Escuelas Profesionales en el barrio de San Roque. Famoso también por la organización de tómbolas, novilladas y campañas varias, como la denominada “chatarra de plata” para labrar con el precioso metal obtenido una corona de plata a la Virgen de los Dolores, de la Cofradía de la Oración en el Huerto, ubicada en la Iglesia de la Concepción, parroquia que entonces atendían los jesuitas.

          Su figura era inconfundible: ojos vivaces, gafas de cristales redondos (que han desaparecido de la escultura), con sotana, abrigo y teja a la antigua usanza.

           Obra de Rosa Telesforo Gumiel, se encuentra en la barriada de Pardaleras de Badajoz, en la Plaza de su mismo nombre (Padre López).

10. Escultura ecuestre de “Hernando de Soto” (1981).

            Se trata de la única estatua ecuestre de Badajoz, dedicada al conquistador extremeño Hernando de Soto (1496-1542). Originariamente estuvo ubicada en la Avenida de Huelva, y posteriormente trasladada a la Plaza de los Alféreces Provisionales, para finalmente ir a la ubicación que actualmente tiene en la Avenida Tomás Romero de Castilla.

           En la base de la misma se puede leer la leyenda: “La Diputación Provincial al Pueblo de Badajoz./ Esta estatua de Hernando de Soto obra del escultor Pérez Comendador fue erigida por la Diputación Provincial siendo su presidente Luciano Pérez de Acevedo. /Se inauguró el día 2 de junio de 1981 en homenaje a los conquistadores extremeños”.

11. Busto de “Manuel Monterrey” (1982).

           Erigido al poeta pacense (1877-1963), se trata de una obra en bronce realizada por José Sánchez Silva. Aparece portando un libro de poesías en su mano derecha.

            Se ubica en el Parque de la Legión de la capital pacense.

12. Monumento a los “Extremeños Universales” o “Monumento a la Hispanidad” (1983).

             Simulando la proa de un barco marítimo, la fuente y el monumento a los extremeños universales presenta una alegoría sobre la región extremeña, donde una figura femenina corta el viento sosteniendo, con los brazos extendidos, una espada de puño de cruz, homenajeando a los extremeños por el descubrimiento del Nuevo Mundo. Fue realizada por el escultor emeritense Juan de Ávalos.

            Tras la figura femenina aparece un mástil donde, sobre las planchas de granito, se colocaron los escudos provinciales de Badajoz y Cáceres, a izquierda y derecha respectivamente, bajo los cuales puede leerse el motivo del homenaje y la fecha de inauguración del monumento.

             Se ubica en la Avenida de Colón.

13. Grupo escultórico dedicado al “Porrina de Badajoz” (1987).

          Obra en bronce de Juan Cuevas Lozano, se levanta en honor al mítico cantaor pacense José Salazar Molina “Porrina de Badajoz” (1924-1977), que aparece acompañado de un guitarrista anónimo.

          Se colocó inicialmente sobre un pedestal de granito y orientado hacia la Ermita de La Soledad de modo que el cantaor parecía cantarle a Ntra. Sra. La Virgen de la Soledad, Patrona de Badajoz, como verdaderamente hizo durante muchos años.

          En 2010, tras la remodelación de la plaza, el grupo escultórico fue bajado de su pedestal y se colocó a ras de suelo, en la emblemática Plaza de la Soledad.

14. Esculturas a “Don Bosco” (1988)(2015).

          La Casa Salesiana de Badajoz le dedicó a Don Bosco un monumento en bronce con motivo del centenario de su muerte, que está ubicado en la Avenida María Auxiliadora, en el patio interior del Centro Salesiano. Es de autor desconocido.

           Posteriormente, con motivo del Bicentenario, se erige un nuevo monumento en la rotonda de don Bosco, en el cruce de la Avenida Godofredo Ortega y Muñoz y la calle Padre Tomás. La obra en ha sido realizada por el escultor onubense Martín Lagares.

15. Escultura “La Ciudad sobre el Rio” (1999).

           Este grupo escultórico fue realizado por Juan de Ávalos, ayudado por su hijo, fundido en bronce y de dos toneladas de peso, que supone una alegoría en la que pretende ensalzar la unión intrínseca entre urbe y cauce fluvial, representada la primera por una joven de esbelto cuerpo desnudo que se incorpora sobre el Guadiana, personificado éste rememorando la escultura clásica con un fornido varón.

          Ambas figuras portan caños que escupen el agua que corre por la fuente, cayendo después desde el alto podio cónico en que se ubica la escultura, a la piscina base donde otros cuantos surtidores más complementan el conjunto ornamental.

           Se ubica en glorieta salida d ela confluencia de las avenidas de Sinforiano Madroñero y José María Alcaraz y Alenda.

16. Escultura “A la Solidaridad” o “A las Víctimas de la Riada” (2001).

           A iniciativa del Club Rotary de Badajoz, se levantó el monumento a las víctimas de la riada producida en la noche del 6 de noviembre de 1997, que es obra de Rodrigo Espada Belmonte.

          La riada asoló gran parte de la barriada de Pardaleras, Cerrro de Reyes y San Roque, produciendo la muerte de veintidós personas y enormes daños materiales.

         El monumento representa una escena real. La madre sobre el tejado de una casa humilde acerca a su hija, que lleva un peluche, a un hombre para que la salve, después de haber permanecido unas horas con ella luchando contra la fuerza de la riada. Tan pronto como el hombre sujetó a la niña, la madre desfallecida por el esfuerzo, fue arrastrada por el agua y falleció.

         Se ubica en los Jardines de la Trinidad.

17. Escultura de “Pedro Alvarado” (2003).

            El conquistador extremeño, Pedro de Alvarado (1485-1541), cuenta en Badajoz con una escultura en bronce, obra de Estanislao García Olivares. Se sitúa en pequeño pedestal  y con el casco quitado, que porta en la siniestra.

           Muestra un rostro de cansancio por las aventuras realizadas en tierras americanas.

           Se ubica en el Paseo Fluvial de Badajoz.

18. Escultura de “Francisco Pizarro” (2003).

           El conquistador extremeño Francisco Pizarro, de la localidad de Trujillo, dispone en Badajoz de una talla de bronce a tamaño natural, que aparece con un pequeño pedestal, situada en las cercanías de la otra figura indicada anteriormente, obra igualmente de Estanislado García Olivares.

          El trujillano aparece con el casco puesto y con su espada en la diestra. Su rostro presenta evidente signo de abatimiento y cansancio, apesadumbrado, como de regreso de tantas y tantas aventuras en su epopeya americana.

           Como se decía, se ubica igualmente en el Paseo Fluvial de Badajoz.

19. Escultura de Ibn Marwan (2003).

          La estatua en bronce de Ibn Marwan, obra de Estanislao García Olivares, representa al fundador de la ciudad mirando al Guadiana y saludando a los que suben a la Alcazaba.

         Apodado “El gallego” o “el hijo del gallego”, por el origen de sus antepasados, Ibn Marwan fundó la ciudad en el año 875, al obtener permiso de Córdoba para levantar una nueva ciudad, que fue la capital de la gran Taifa de Badajoz.

          En el pedestal puede leerse, en español y árabe, lo siguiente: “Ibn Marwan, Fundador de Badajoz, Año 875, 261 H., Escultor, Estanislao García, 2003”.

          Se ubica en la zona ajardinada junto al acceso a la Alcazaba a través de la Puerta de Carros y Puerta de Yelves.

20. Grupo escultórico de los Tres Poetas (2003).

           Este grupo escultórico, de más de 70 toneladas, es obra de Luis Martínez Giraldo. Representa las figuras de tres conocidos poetas de la ciudad: Luis Álvarez Lencero (1923-1983), Jesús Delgado Valhondo (1909-1993) y Manuel Pacheco Conejo (1920-1998).

            Las tres cabezas están realizadas en bronce con una pátina verde, y unidas en su base por un antebrazo que sostiene un bastón. Todo ello, a su vez, está colocado sobre dos libros en horizontal realizados en granito y mármol, y uno vertical realizado en pizarra. Una fuente y un jardín completan el conjunto. Sobre el libro vertical están grabados los versos: “Mi río tiene nombre de mujer y se llama Guadiana” (Manuel Pacheco); “El Guadiana, con falda siempre llena de cielos” (Delgado Valhondo); “Sólo tengo un corazón tan grande como el Guadiana” (Álvarez Lencero).

          Se ubica en la Carretera de Circunvalación, en la rotonda con el Puente de la Autonomía.

resized_img_0478

21. Escultura de “Manuel Godoy” (Príncipe de la Paz) (2008).

           La historia de este monumento arranca en 1807, cuando se acordó levantar una estatua de mármol y bronce en honor del pacense Manuel Godoy y Álvarez de Feria (1767-1851), que fue Ministro del Rey Carlos IV y artífice de la Guerra de las Naranjas por la que España recuperó la soberanía de Olivenza. Este compromiso no se hace realidad hasta 2008.

             La escultura es obra del escultor Luis Marínez Giraldo, y en su ubicación se encuentra mirando hacia la situación geográfica de Olivenza, recuperada mediante el Tratado de Badajoz (1801), el cual aparece en las manos de la figura. Así mismo lleva colgada una espada propia de militar de la más alta graduación, y una vara como símbolo de poder; a sus pies un cañón junto con un ramo de naranjas que Godoy envió a la Reina María Luisa, recogido durante el sitio a las ciudades portuguesas (Guerra de las Naranjas).

             Se ubica en la rotonda existente en la Plaza de San Atón.

22. Busto dedicado a “Manuel Rojas Torres” (2008).

            Se trata de inmortalizar la figura de un alcalde de la localidad, en tanto que los precedentes habían llevado, a lo sumo, a poner el nombre de una calle o afamada avenida. Manuel Rojas Torres (1945-2000), fue el primer alcalde socialista de la etapa democrática de España, ocupando el cargo entre los años 1983 y 1991.

            La reseña que más lo describe es la de tratarse de un alcalde populista, afable y cercano, amigo de sus amigos, enamorado apasionadamente de su ciudad, que se impuso la ímproba tarea de poner a Badajoz en el mapa de Extremadura, primero, y de España, después. Con una serie de proyectos ambiciosos, colosales, unos salieron, la mayoría, no.

              Ocho años después de terminar su etapa como alcalde, y en olor de multitudes, pero sin la presencia de quien ocupaba en este momento la alcaldía de Badajoz, por considerarlo un acto de partido, un 27 de mayo de 2008 fue descubierto su busto en bronce, de medio cuerpo y con la mano en el pecho, elevado sobre un pedestal granítico, obra del escultor pacense Estanislao García Olivares, en el parque de San Fernando y Santa Isabel, en La famosa barriada de la Estación. Adquirido por suscripción popular, en especial, por las gentes de La Estación, barrio que lo adoraba. Y con un sobrio texto en su basamento, que dice: “Badajoz a su Alcalde/ Manuel Rojas Torres/ 1983-1991”.

23. Escultura “Ciudad de Badajoz” (2010).

           Esta escultura, de Ricardo García Lozano, es el símbolo del abrazo de bienvenida de los pacenses a los portugueses y a quienes se acerquen a la ciudad procedente de Portugal.

           Esculpida en bronce y con 5,05 metros de altura, la figura de una joven con el torso desnudo tiene su propia simbología. Los brazos extendidos apuntan a Portugal y España, lo que representa la unión de los países. La estatua es hueca y está reforzada con vigas de hierro. Bajo la figura, un pedestal y una fuente consistente en una lámina de agua que se ilumina por la noche. Así se consigue dar la impresión de que la escultura flota. La figura descansa sobre un pedestal de 7 metros de altura.

            Se ubica en la Avenida de Elvas, en una de las primeras rotondas existentes desde que se accede a la ciudad viniendo de Portugal.

24. Escultura de “San Vicente de Paúl” (2010).

           La escultura es un conjunto completo, incluida la peana, obra de José Manuel Gamero Gil. El hueco de esta base es, según el autor, “la parte espiritual de San Vicente de Paúl, como un canal hacia Dios porque a través del mismo se ve la puerta de la Iglesia de Santo Domingo”. A San Vicente le acompaña un niño, arropado por el santo como símbolo de protección.

            La escultura se erige en reconocimiento de la ciudad por la obra social que la misión desarrolló en Badajoz. San Vicente de Paúl fue un sacerdote francés del siglo XVII, fundador, entre otras congregaciones, de las Hijas de la Caridad, que en Badajoz gestionan el comedor de Martín Cansado.

25. Escultura de “Marín de Rodezno” (2014).

              La escultura del obispo Juan Marín de Rodezno se encuentra en la Plaza Alta de Badajoz, ese espacio que a finales del siglo XVII estaba derruido y que él ayudó a reconstruir. Se dice así que el que fuese obispo de Badajoz entre 1681-1706, ha regresado 315 años después a la plaza cuya recuperación propició, en una de cuyas esquinas divisa todo el entorno. Una estatua que mide 1,9 metros aproximadamente, realizada por José Manuel Gamero Gil, utilizando granito de Quintana de la Serena y bronce para esculpir algunas partes del cuerpo.

              Su rostro enjuto, de barbilla afilada bajo el birrete y su indumentaria son los mismos del retrato que cuelga en la escalinata de la sede del Arzobispado de Badajoz, pues ésta es la imagen que ha inspirado al artista para esculpir la estatua de tamaño natural.

Otros monumentos.

              Por la ciudad se erigen otros monumentos que no representan figuras humanas, y que igualmente merecen que los destacamos, como ocurre con otros que en su momento pudieron estar expuestos en el trayecto urbano y ahora están en otros lugares para su protección o, simplemente, han desaparecido sin conocer su ubicación pero que no impide nuestro recuerdo.

img_0909

26. Monumento a la “Memoria de Menacho” (1893).

            Este fue el primer monumento público erigido en Badajoz, levando en memoria del general Rafael Menacho (1766-1811), heroico defensor de Badajoz en la Guerra de la Independencia, muerto por una bala de cañón en el mismo lugar en que se erige el monumento en el Baluarte de Santiago. Diseñada por el capitán de Ingenieros Julio Carande Galán, es obra de los marmolistas Antonio Zoido y Antonio Almendros,  que también tallaron los leones de las basas.

resized_img_8850

            En la Catedral de Badajoz se encuentra el panteón que acoge los restos del general.

catedral

27. Escultura al “Héroe Caído” (1950).

           Juan de Ávalos esculpirá para Badajoz la obra en piedra arenisca de Novelda, conocida como “Héroe Caído”, “Héroe Muerto” o “Soldado Caído”.

           La escultura ha estado expuesta, desde 1950 hasta 2014 en la plaza de 18 de diciembre, en el Baluarte de la Trinidad, con la incidencia lógica que ha sufrido por la climatología extremeña que hace que se encuentre bastante deteriorada, pasando a situarse en El Museo de la Ciudad de Badajoz “Luis de Morales”. La escultura permite apreciar perfectamente el espíritu que impregnó su creación, donde la tensión anatómica de una figura masculina desnuda contrasta con la serenidad del cuerpo inerte del compañero que sostiene.

28. Portada de la antigua Ermita de la Soledad (1954).

             En el concebido como Parque Infantil de Badajoz se sitúa la antigua portada de la Ermita de la Soledad,  convertida hoy en horcina y templete. El mérito que le asiste es que se construyó  para la primera ermita en el siglo XVII por orden del Duque de San Germán; es de mármol espléndidamente labrado y la acompaña una imagen de la Virgen de la Soledad de escaso mérito artístico. Ante los recientes actos vandálicos producidos, y tras la restauración de la figura se han tomado precauciones como la de cubrirse con un cierre de cristal y rejas de forja.

           Aparece adosado a uno de los muros perimetrales del Baluarte de San José, y constituye un pequeño altar dedicado a la Virgen de la Soledad. Una capilla al aire libre, formada por una impresionante fachada de mármol blanco, con laterales hechos de piedrecitas. Está elevada del suelo seis escalones en cuyas tabicas se puede leer “Ave María Gratia Plena“, texto realizado con pequeñas piedras de diferente color. La Virgen se halla en el interior de una hornacina de mármol.

img_7790

29 y 30. Esculturas: “El Mascarón de Proa” y “Animal con dos Puñales” (1986).

            Se trata de dos obras de corte moderno, originales del escultor de Valle de Santa Ana, Rufino Mesa Vázquez, realizadas en piedra arenisca e inspiradas en el arte ibérico primitivo, donde hombres y mujeres aparecen atormentados.

img_7795

            Estas esculturas formaban un grupo de cuatro y se encontraban expuestas en el Paseo de San Francisco, antes de la rehabilitación llevada a cabo. La serie está titulada “Señales de la piel”. Hoy se encuentran en el Paseo Fluvial, muy cerca una de otra, en el costado derecho de la entrada del Puente de la Universidad. Una lleva por título “Mascarón de Proa” y, efectivamente, recuerda por sus características y posición a las efigies que llevaban los barcos, al representar sobre un alto pedestal a una mujer esculpida de cintura para arriba que emerge de la piedra.

         img_7791

En la segunda escultura, titulada “Animal con dos puñales”, podemos ver como de la piedra surge una cara de aspecto atormentado, sobre el que se dispone una piedra ovoide con aspecto de pez invertido.

img_7793

31. Escultura “La Escapada” (1994).

             Es una obra del famoso escultor norteamericano Roy Shifrin, que fue donada a la Universidad de Extremadura por el que fuera primer Presidente del Consejo Social, Diego Hidalgo Schnur. Representa a tres caballos unidos en un solo cuerpo, en una realización plena de fuerza y dinamismo, simbolizando la nobleza y la fortaleza de un animal que fue determinante en el Descubrimiento de América y una aportación más de la cultura hispana al desarrollo de los Estados Unidos y de Canadá. Las figuras de bronce fueron fundidas en el taller de Vita Vais de Tarragona.

            En el pedestal de esta estatua aparece una leyenda que dice lo siguiente: “Los descubridores, procedentes de Extremadura, jugaron un papel básico en la introducción de la cultura hispánica en la mayor parte del hemisferio oeste. Lo que no es tan sabido es que España desempeñó un papel primordial en la cultura de los Estados Unidos y de Canadá”.

           Se encuentra ubicada en el Campus universitario, en el acceso al edificio del Rectorado, sito en Avenida de Elvas.

32. “Cruceiro” de la Casa de Galicia (2000).

             Como regalo de la colonia de gallegos residentes en Badajoz, en muestra de amistad, se erige este cruceiro gallego que se encuentra en la intersección de las calles Doroteo Morales Benítez, Tomás Ro9mero de Castilla y avenida del Perú (Barriada de la Paz).

            Levantado en enero del año 2000, contiene una placa de granito que dice: “Lembranza y amistad de la Casa de Galicia y los gallegos a la ciudad de Badajoz. Año Santo Compostelano 1999”.

cruceiro

33. Escultura en “Memoria de las víctimas de la guerra civil “(2006).

              Se encuentra situada sobre el espacio donde un día estuvo la Plaza de Toros de Badajoz, en la que se internó a los presos hechos por el banco nacional durante la Guerra Civil española.

              La escultura metálica, hecha a base de tubos metálicos, es obra de la artista madrileña Blanca Muñoz. Los tubos juegan con los efectos provocados por la luz solar al proyectarse sobre el suelo. En los momentos en que la sombra es más nítida, su apariencia sería la de una flor que inmortaliza el recuerdo de lo acontecido en ese lugar.

palacio-congresos

34. Escultura “Génesis” (2007).

           En uno de los jardines del paseo de San Francisco se ha colocado la escultura de Inmaculada Quesada, una artista sevillana que ganó el certamen de escultura en el 2007, con una obra que representa los bustos de un hombre y una mujer.

img_4888

35. Obelisco conmemorativo a las “víctimas de Los Sitios de Badajoz (1811-1812)” (2012).

             Este obelisco fue inaugurado el 21 de abril de 2012, a propuesta de la Iniciativa Ciudadana Baluarte, que conmemora a los caídos durante la Guerra de la Independencia en Badajoz. Se producía este acontecimiento dentro de los actos conmemorativos del bicentenario del asedio y toma de la ciudad en esa guerra.

            El obelisco es obra de Estanislao García Olivares, y está realizado en granito de Quintana de la Serena. Mide 6,7 metros de alto, es de corte clásico con una base cuadrangular y un cubo central. En cada una de sus caras se encuentra un relieve en bronce con un escudo y representando a España, Portugal, Francia e Inglaterra, con una inscripción en sus respectivos idiomas. Asimismo, las molduras de la base imitan la muralla abaluartada que cobija este monumento.

             Se sitúa en el Parque de los Sitios, junto al Baluarte de Santa María.

obelisco

36. Monumento a los Donantes de Sangre (2016).

           La pieza guarda una visión simbólica de los donantes como ángeles en nuestra sociedad, mujeres y hombres en aptitud de entrega desinteresada. Sus alas en forma de corazón dibujan en la parte superior la gota que representa como logo a la asociación de donantes de sangre. Es una obra en hierro patinada en óxido de 7,15 metros de altura que se integra y mimetiza estéticamente con el entorno.

            Este trabajo es del escultor José Manuel Gamero Gil, contando con la colaboración del escultor José Luis Hinchado. Aun cuando ha sido instalada al concluir el año 2016, su inauguración oficial se realizará en 2017.

img_4652

37 y 38. Esculturas desaparecidas.

            Y para finalizar esta descripción de obras de arte de la ciudad, hago una exaltación a esas esculturas y monumentos que por vandalismos u otras circunstancias desconocidas, han desaparecido del panorama que enaltecía su presencia, caso del bajorrelieve en bronce dedicado al poema de Luis ChamizoLa Nacencia”, obra de E. Laís Campos, y que se situaba en el Parque de la Legión, del que solo se conserva el mural de mampostería sobre el que se instalaban las esculturas; o las tres figuras que embellecían las alturas de la antigua Casa Hispano-Árabe de Badajoz, en la barriada de Pardaleras (Plaza del Padre López), que con el paso de la propiedad por varias entidades privadas han hecho que desaparezcan en paradero no conocido, pero cuyo precioso diseño hace que no debamos olvidarlas.

casa

img_7776
Casa Hispano-Árabe de Badajoz (antes y después de quitar las esculturas)

 

20

11 comentarios en “Badajoz y sus esculturas

      1. José M. Sanz Domingo

        Emocionante reportaje, especialmente para mi esposa ya que es sobrina del escultor Jose Sánchez Silva, uno de los escultores mencionados. Gracias

        Me gusta

  1. Gran trabajo en todos los sentidos, tus estudios a grafito de las Esculturas, la recopilación de ellas que además de belleza tienen la historia de Badajoz que tan resueltamente nos cuentas.
    Como siempre gracias por difundir nuestra cultura.
    Un abrazo, Cristina.

    Le gusta a 1 persona

  2. Rosa

    Me ha encantado este trabajo sobre las esculturas de badajoz, gracias por acordarte de mi padre. No sé si sabes que el busto del profesor Benito Mahedero que se encuentra el la EScuela de Ingenieros Industriales también lo hizo él.
    Ahora estamos recopilando sus obras y por eso he llegado a tu blog. Si te interesa te puedo hacer llegar más información.

    Me gusta

    1. Gracias Rosa. Siempre he admirado y retenido en mi mente a tu padre, a quien tuve la fortuna de tenerlo de profesor en 1 de Bachillerato. Me dio Matrícula de Honor y eso, viniendo de él, digno profesor del que aprendí tanto, no puedo olvidarlo nunca. Sí se lo del busto de Benito Mahedero pues así lo dije en una ocasión en fb.
      Me encantaría conocer más cosas y obras de tu padre por lo que te pido que me tengas informado. Me ilusiona especialmente profundizar en su historial y, en mi modesta aportación, resaltarlo donde pueda. Un fuerte abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s