Sentimiento

         Finaliza una semana de auténtica pasión. Para los que muestran su fe y acuden con todo su fervor a los desfiles procesionales y a las escenificaciones que desde distintas muestras inciden en los sentimientos de los católicos. Y para los que simplemente supone una semana de ocio y de –quiero creerlo así- respeto hacia los sentimientos de otros. Unos lloran o experimentan sensaciones especiales por ese tremendo episodio que representa cada uno de los días de esta semana, y otros disfrutando al considerar que lo que se recrea por los rincones de las ciudades no es más que una obra de teatro que permite curiosear y disfrutar de la belleza de unos pasos o tronos engalanados y llevados con auténtica pasión por personas devotas que mantienen viva la costumbre de “no olvidar”.

       Si hay una ciudad que vive con toda su extensión la Semana Santa es Sevilla. Curioso resulta ver cómo sus habitantes se unen para que el fervor llegue a todos, lugareños y visitantes, porque lo importante es el sentimiento que se lleva dentro. Y así, hermandades y cofradías proliferan por doquier, a modo de agrupaciones religiosas que comparten principios y un fin común, si bien en los orígenes de unas y otras existían claras diferencias. Mientras que en las dos se formalizan asociaciones de fieles erigidas para ejercer alguna obra de piedad o de caridad, cuando se constituyen a modo de orgánico que integra a personas de distinta procedencia, estatus social o profesión, reciben el nombre de hermandades, y cuando se forman por gremios de profesionales que se agrupaban bajo una misma advocación para dar auxilio en diversos órdenes a diferentes necesidades del conjunto de la comunidad entramos de lleno en la concepción de las cofradías. A todo ello se unen las más recientes concebidas como asociaciones de costaleros y capataces que, como corolario de un gran evento escenificado, complementan los elementos humanos necesarios para que, cuando veamos transitar a ese Cristo o Virgen experimentes la sensación de encontrarte en las nubes, erizando el cabello conforme ves que se aproxima a tu posición.

        He tenido la oportunidad de acercarme a esta bella ciudad para comprobar cómo el trabajo y esfuerzo de tantas personas llega al corazón de los que, como yo, asistimos a esta puesta en escena. El programa es tan extenso que hace imposible la pretensión de abarcarlo todo, por lo que mi estancia ha sido efímera, viendo algunos desfiles procesionales y acudiendo a la Basílica de La Macarena y a Hermandad de la Esperanza de Triana para comprobar la sana rivalidad que los sevillanos muestran hacia las figuras emblemáticas que acogen cada una de ella.

       Sin duda ha merecido la pena y no quiero perder la oportunidad de incorporar a mi blog esas fotografías que he podido captar y que quiero compartir por aquello de que quede mi reconocimiento a cuantos han hecho posible esta divina Semana Santa.

resized_IMG_0258 bis

resized_IMG_0295

 

 

 

2 comentarios en “Sentimiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s