Alfonso IX de León y la ciudad de Badajoz

Decía y repetía con asiduidad un buen amigo mío, tristemente desaparecido en fechas recientes, que hay momentos en la historia de los pueblos que la indiferencia es un crimen; un dicho que tiene carga de profundidad y que me viene ahora ni que a pedir de boca en este relato por aquello de que una ciudad como Badajoz ha mantenido en el cuasi olvido a un personaje histórico, Alfonso IX, rey de León, que hizo tanto por esta ciudad como conquistarla a los musulmanes para incorporarla al entonces existente reinado de León, cristianizando por ello a un recóndito lugar que se había mantenido más de cinco siglos en poder de distintos pueblos morunos asentados en estas tierras (el cronista Hauberto Hispalense, personaje y narrador de acontecimientos del siglo IX, fija la llegada de los invasores árabes a Badajoz en el año 715), con el recuerdo físico inaudito de dejar aquí construida la mayor Alcazaba existente en Europa.

Efectivamente, no son pocos los reconocimientos que Badajoz hace a personalidades surgidas en estas entrañas o que tuvieron que ver con ella, especialmente desde que llegara y se asentara creando la ciudad en el Cerro de la Muela el rebelde Ibn Marwán, con fiestas entrañables como la ya consolidada Al Mossasa Batalyaws que conmemora la fundación allá por el año 875, y otros personajes más recientes enaltecidos por ser conquistadores, políticos y militares que cuentan con el recuerdo imborrable de monumentos distribuidos por la urbe. Pero para sorpresa de no se sabe bien del por qué -aunque pueda intuirse-, quedaba relegado a su olvido un período intermedio de suma trascendencia que cubría la conquista de la ciudad por el último rey de León, Alfonso IX, allá por el año 1230.

Ibw Marwan, el musulmán que fundara Batalyaws

Afortunadamente, nunca es tarde si con ello se cubren las lagunas y hoy puede decirse que se revive en la ciudad un ferviente deseo de realzar la figura y el reconocimiento a los acontecimientos  que sucedieran y que debe ser conocido por todos los que pretendan entrar en el recorrido histórico de la ciudad. Mucho se debe, sin duda, a las distintas asociaciones surgidas en Badajoz y que han persistido en la intención de hacer patente esta situación de desagravio existente, haciendo ver a los gobernantes locales la conveniencia de hacer justicia histórica badajocense. Parece ser que con esta insistencia ha brotado el interés de los ciudadanos y ya, hoy en día, no va a resultar desconocido lo sucedido y la personalidad de quien impulsara esta conquista.

El acontecimiento histórico

Alfonso IX, rey de León, firmó un tratado de paz con Portugal y empezó a la reconquista de terrenos peninsulares hasta llegar a Sevilla. En 1221 se ocupa de Valencia de Alcántara, impulsando así el avance leonés. Tras varios intentos infructuosos, fue en 1229 cuando cae Cáceres, algo imprescindible para cumplir mayores objetivos por cuanto que los musulmanes se vieron ya rodeados y mermadas sus defensas. En 1230 se consigue arrebatar Mérida, Baldala (hoy Talavera la Real), Badajoz, y Montánchez que pasa a poder de la Orden de Santiago y la abandonada Elvas, que se incorpora a Portugal.

Aunque con alguna que otra discrepancia en el momento que ocurriera, se cree que fuera la fecha de 19 de marzo de 1230 cuando la ciudad dejara de ser Batalyaws para pasar a conocerse como Badajoz, y todo ello consecuencia del empeño del que fuera rey de León, Alfonso IX, en conquistar e integrar la urbe en su reino. En esta fecha aparece narrado por diversos cronistas que se produjo la entrega de la ciudad por parte de los musulmanes y se llevaba a cabo la entrada en la ciudad del rey acompañado de sus huestes, el ejército leonés junto con tres órdenes militares (Temple, Santiago y Alcántara) y numerosos caballeros portugueses y salmantinos, así como obispos que acompañaban a las tropas, quedando así cristianizada. La relevancia del acontecimiento no se hizo esperar por parte del rey, y así Badajoz pasó a convertirse en municipio o consejo de realengo, lo que suponía que quedaba bajo la autoridad directa del rey y no de nobles o autoridades eclesiásticas.

El acontecimiento histórico coincidía con la fecha en que se rememora a San José, por lo que fue precisamente éste el que se concibiera como patrón de Badajoz, aunque los ciudadanos pueden llegar a confundir este hecho con otro santo, San Juan, que era el patrón de la diócesis. Queda patente este hecho en un punto neurálgico del casco antiguo de la ciudad, junto a la concebida como Plaza Alta y en las inmediaciones de la puerta del Capitel -podíamos decir que la principal de acceso a la Alcazaba-. Allí se sitúa la plaza de San José, que conserva todavía la esencia de casas mudéjares cuya construcción fuera autorizada a partir del siglo XV. Incluso después, en el siglo XVI, se edificaron casas adosadas a la muralla que para fortuna de la revitalización de la ciudad fueron eliminadas a finales del siglo XX, junto con otra edificación que albergara la antigua cárcel. En fin, el hecho de que en 1664 fuera construido el denominado Arco del Peso permitió separar esta Plaza de San José de la otra que comprende la llamada Plaza Alta.

El rey leonés, tras esta conquista, viajó a Santiago de Compostela para mostrar su agradecimiento pero poco le duró la alegría ya que fallecía meses después en el municipio gallego de Sarriá, el 24 de septiembre de 1230, a la edad de cincuenta y nueve años. Puede decirse que Badajoz fue la última victoria de un rey guerrero. Y se desencadena otro acontecimiento histórico de relevancia, pues con la muerte del rey desaparece el reino de León para siempre y se une a Castilla bajo el reinado de su hijo Fernando III “El Santo”.

Los hitos que ha venido deparando la conquista.

La relevancia de lo que supuso para la ciudad bien parece que no ha merecido atenciones especiales. Quizá, si acaso, el símbolo del león que preside el escudo de la ciudad de Badajoz lo sea en atención a la fundación de la ciudad cristiana por parte del rey leonés y a la consideración que hiciera de hacerla depender directamente de él. Por lo demás, puede decirse que esta apática exteriorización de su figura guarda una similitud con la que en general se ha venido representando en la historia, que ha hecho que al monarca igualmente se le viniera privando del sitio que merece, aun teniendo en cuenta que tuvo participación activa en acontecimientos relevantes más allá de lo que en sí representaba la reconquista, tal fuera poner en marcha las Cortes de León y el embrión de la que luego sería la Universidad de Salamanca.

Sí comenta Alberto González, cronista de la ciudad, que existe el precedente del año 1926 en que la Plaza Alta recibió su nombre, pero fue de modo efímero porque poco después le fue suprimido, “precisamente porque se trataba de un rey”. Quizá por ello, y tras el intento fallido, puede comprenderse que el único vestigio que durante siglos ha tenido en la ciudad haya sido la nominación a una calle poco llamativa, de ínfimo tránsito y en una zona que parece no ser la más adecuada por su lejanía y dimensión. Una vía secundaria de solo cincuenta metros, medio asfaltar y tierra, que une dos calles de la zona concebida como La Picuriña.

Resulta llamativo, por otro lado, que en la vecina localidad de Sevilla, en su famosa Plaza de España, en esos bancos que se refieren y homenajean a las provincias españolas, y concretamente en el que atañe a Badajoz, puedan advertirse unos azulejos que recogen una imagen de los musulmanes entregando las llaves de la ciudad a Alfonso IX. El paso del tiempo ha hecho que este pasaje y circunstancia adquiera relevancia para la ciudad de Badajoz, como más adelante precisaré.

Plaza de España (Sevilla), banco dedicado a la provincia de Badajoz

La reciente atención que se presta en la ciudad al que fuera rey de León ha permitido resaltar, en un primer momento, y tras el impulso de la Asociación Cívica Ciudad de Badajoz y el acuerdo adoptado por el pleno del Ayuntamiento, la asignación en 2018 de un espacio relevante de la parte más moderna y transitada, cual es el remodelado paseo de la orilla izquierda del Guadiana a su paso por Badajoz, de modo que este recorrido ha pasado a concebirse como Paseo de Alfonso IX de León.

Y para que pueda concebirse este espacio con mayor profusión de este reconocimiento, entre el puente de Palmas y el de Universidad  se ha instalado en este año 2021 un mosaico de azulejos realizado por la empresa Cerámicas de Barcarrota, costeado por la Asociación Cívica Ciudad de Badajoz y completado con la instalación por el Ayuntamiento, que es una réplica del que existe en la Plaza de España de Sevilla. El mosaico incluye una leyenda en la que se relata el papel del monarca en la reconquista de la ciudad.

No parece que vayan a quedar aquí las cosas, y ya se anuncia por el Ayuntamiento la intención de sufragar un monumento que acoja una estatua ecuestre de Alfonso IX y se sitúe en un vial adecuado. Hasta ahora únicamente pueden verse los bocetos que se barajan pero todavía no queda ultimado el proyecto.

Boceto publicado en el Diario Hoy

Como también está la intención de la Asociación Cívica Ciudad de Badajoz de proseguir en mayores propósitos recordatorios. Entre sus iniciativas está recrear el pendón y el estandarte con el que el rey leonés entrara en la capital badajocense. En los estudios que realiza contando con el apoyo de historiadores de relevancia, entre ellos el leonés Ricardo Chao Prieto, experto en los reyes del Reino de León y en heráldica, se destaca que si bien estamos a una falta de pruebas gráficas o descriptivas de principal fundamento, sí parece deducirse que el pendón o estandarte que aportara fuera de formato cuadrado, con la figura heráldica en campo de plata, de un león rampante púrpura ocupando casi todo el espacio. Aunque sería casi seguro que también estarían presentes uno o varios pendones “cabdales” o “vanderas”,  de formato horizontal, en los que el león adoptaría la disposición pasante.

Pendón y estandarte hecho público en el Diario Hoy

Disponiendo de esta información, la referida Asociación ya parece haber encargado un estandarte para recrear el momento histórico.

Podemos apreciar, por todo ello, que estamos ante unos momentos donde parece que se intenta corregir el pasaje histórico de la conquista de Badajoz por el monarca leonés. Bienvenido sea todo intento de recordar los pasajes de cuanto ha sucedido en esta población, para que mi buen y recordado amigo maquille desde el cielo el hecho de que la indiferencia sea un crimen para los pueblos. Al menos en este caso reciba el perdón aunque sea tardío.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s