Un recorrido por Alemania (y V). Estados de Renaria Paletino y Hesse

           La región bañada por el Rin es uno de los principales atractivos en Alemania. Y no sólo por la belleza que plasma este río en el verde intenso de sus valles, sino también por el encanto pintoresco de sus pueblos, sus costumbres y tradiciones y su gastronomía. Precisamente uno de estos pueblos es Boppard, del distrito de Rhein-Hunsrück, en Renania-Palatinado. Está situada en la orilla izquierda del Rin.

              En este lugar embarcamos en el crucero para navegar por la parte más bonita del Rin, pudiendo admirar la Roca de Loreley (es el nombre de un gran saliente rocoso que está a unos 120 metros de altura, situado a orillas del río en la zona de las montañas Taunus) y los antiguos castillos-fortalezas del Rhin. Es asombroso este recorrido, repleto de pequeños pueblos en las orillas, de madera tradicional, vista de senderos y pendientes de colinas llenas de viñedos, amén de una cantidad de castillos que te transportan a las nubes. Como si vivieras un cuento de hadas. Una comida tradicional a bordo, acompañada de un delicioso vino de esta región, hacen que el trayecto se pase de la forma más romántica posible.

 resized_IMG_8381resized_IMG_8443

              Sobre la Roca de Loreley existe una leyenda. Durante la Edad Media era usual que los navíos mercantes que navegaban por las aguas del río Rin, colisionaran con la base de este promontorio y terminaran hundiéndose, pereciendo ahogados los tripulantes. Con el pasar del tiempo la cantidad de accidentes navieros cercanos a dicho peñasco creció de tal manera, que se empezó a contar la fábula de que aquella roca era frecuentada por un ser mitológico, una sirena que poseía una belleza y cualidades vocales tan impresionantes, que en cuanto comenzaba a susurrar sus hipnóticas canciones, los navegantes se sentían atraídos irremediablemente a ella. De esta manera, el barco de turno era encauzado hacia la parte más peligrosa del caudal del río con el propósito concreto de que la embarcación se estrellara contra la fatal roca.

resized_IMG_8433

               Para rizar el rizo, y como las mentes del medievo eran un tanto atrevidas, se narraba también que mientras los desventurados tripulantes se ahogaban, la malvada ninfa peinaba de manera pausada su largo cabello rubio, esbozando una sonrisa, como si disfrutara de un espectáculo en el que nada estuviera sucediendo. En este sentido se contaba que los marineros caían literalmente rendidos a los pies de la sirena (o mejor dicho a sus aletas). De esta manera, el nombre Loreley (Lorelay, Lorelai o Lorelei) deriva del término alemán “lorlen” (que significa “susurrar”) y de la voz que los habitantes de la zona emplean para denominar a las rocas o piedras “ley”. Combinadas, producen el resultado etimológico del nombre Loreley, que se podría traducir como “La roca del susurro”. Pronto esta sirena ficticia que gustaba de morar y cantar en aquella roca, también adoptó el mismo nombre de Lorelei.

              El final del trayecto nos lleva a St. Goar, punto final de la ruta por el río Rin y desde donde salimos con dirección a Frankfurt, no sin antes hacer una parada en un pueblecito precioso llamado Bacharach, un lugar precioso para conocer en su esencia la Alemania más tradicional y rural. Las casitas y su arquitectura son encantadoras, con un toque clásico del que quedas absolutamente prendado, con típicas macetas repletas de flores colgantes y enredaderas.

                Puede admirarse la muralla del pueblo con sus dos torres, una de las curiosidades arquitectónicas más destacadas, pudiendo pasar por las ruinas de alguna iglesia, que quedaron absolutamente destruidas por las batallas en las guerras, quedando como un recuerdo insólito del paisaje natural.

                Con todo, un lugar maravilloso para descansar a lo largo de las orillas del río, como así hicimos, con un relax que permitía recargar las pilas para abordar el trayecto que nos lleve al destino previsto. Hay que tener en cuenta que, por fortuna, el tiempo ha ido acompañando, incluso diría yo que con altas temperaturas para ser la zona en la que estábamos. El descanso viendo el río, y a la sombra, se agradecía sobremanera.

                La llegada a Frankfurt se producía con arreglo a lo previsto. En esta localidad ya dispusimos de un poco más de tiempo para conocer sus entrañas con un mayor calado, aun cuando siempre te quedas con la sensación de que un poco de tiempo más no hubiera venido mal. Pero con lo vivido, hay que estar conforme.

                 Frankfurt es la ciudad más poblada del Estado federado de Hesse. Es también la quinta ciudad más grande del país (tras Berlín, Hamburgo, Múnich y Colonia). Aunque la capital administrativa de Hesse es Wiesbaden, Frankfurt tiene una importancia histórica y económica mayor. El río Main fluye de este a oeste, y separa el norte de la ciudad, el centro tradicional, del sur.

               Para muchas personas, Frankfurt es tan solo la puerta de acceso a Europa, pero en esta ciudad hay mucho más al ser la capital financiera de toda Alemania, sede de una de las bolsas más grandes del mundo y del Banco Central Europeo. También acoge alguna de las ferias comerciales más renombradas de Europa. Y gracias a su gran cantidad de rascacielos y al río Main, Frankfurt también es conocida popularmente como “Main-hattan”.

resized_IMG_8521

              Frankfurt es la ciudad natal del escritor más importante de Alemania, Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832). Aunque la casa de Goethe fuera destruida durante la Segunda Guerra Mundial (solo el sótano sobrevivió al bombardeo aliado), fue restaurada por completo con los muebles originales, pinturas y libros de la familia de Goethe. Toma algo de inspiración en el escritorio donde Goethe escribió “Las desventuras del joven Werther”.

             La Iglesia de San Pablo (Paulskirche), construida entre 1789 y 1833, es la cuna de la democracia alemana. La iglesia fue utilizada para reuniones políticas y se convirtió en la sede del primer parlamento alemán elegido libremente en 1848. Hoy en día, la Iglesia de San Pablo se utiliza principalmente para exposiciones y eventos especiales.

resized_IMG_8497

                 La Iglesia de San Justino (Justinuskirche), se encuentra ubicada en Höchst, una zona de Frankfurt. Esta iglesia posee una de las más importantes esculturas arquitectónicas y también se destaca por ser una de las más antiguas edificaciones religiosas de la ciudad e incluso de toda Alemania.

Justinuskirche

                 A destacar resulta también la Catedral de San Bartolomé (Sankt Bartholomäusdom). Durante los años 1562 y 1792, en la Catedral San Bartolomé se llevó a cabo la coronación de varios emperadores alemanes, lo que dio origen a su nombre: Kaiserdom (Catedral del Imperio). Además en los 50 del siglo pasado, la Catedral de San Bartolomé era el edificio más alto de la ciudad de Frankfurt, con más de 96 metros de altura. Se trata de un edificio que se inició en la década de 1400 y acabada en la de 1860; es de arenisca roja. Se reconstruyó tras un incendio en 1867 y de nuevo tras los bombardeos de 1944, que redujeron el templo a un amasijo de cascotes.

resized_IMG_8520

             La Montaña Romana (Römerberg), es la antigua plaza central de Frankfurt, que conforma el corazón histórico de la ciudad. Edificios de los siglos XIV y XV, reconstruidos tras la guerra, dan una idea de lo bello que fue en su día el centro medieval. En el centro de la plaza se alza la fuente de la justicia (Gerechtigkeitsbrunnen), que en 1612, durante la coronación de Matías I de Habsburgo, de sus caños manó vino en lugar de agua. Flanqueada por varias casas con estructuras de madera, esta histórica plaza era el lugar para las primeras ferias de Frankfurt, en el siglo XIII.

resized_IMG_8468

resized_IMG_8474

resized_IMG_8467

              La plaza alberga el edificio del antiguo Ayuntamiento (Römer), que data del año 1405. Se sitúa en la esquina noroeste de Römerberg, en varias casas del siglo XV, de tejados escalonados, de las que quedaron poco más que esqueletos al final de la guerra. En tiempos del Sacro Imperio Romano fue sede de celebraciones durante la elección y coronación de los emperadores. Hoy aloja la oficina del alcalde y las dependencias del registro civil.

resized_IMG_8510

                Frankfurt conserva en su centro antiguo ese encanto de la arquitectura típica alemana. El bonito edificio Rats Keller fue el antiguo ayuntamiento de la ciudad. En el salón comedor del piso superior se pueden ver los cuadros de distintos personajes históricos de Hessen.

               Casi colindando con esta plaza se encuentra el lugar principal para hacer compras en Frankfurt, la animada zona peatonal llamada Zeil, también conocida como “La Quinta Avenida de Alemania”. Esta calle comercial ofrece de todo, desde boutiques de moda, y las principales cadenas y tiendas por departamento, con un moderno centro comercial de 10 pisos, la “Zeil Galerie”.

              Al oeste se halla el distrito peatonal de restaurantes de Fressgass, que llega hasta el edificio de la Ópera (Alter Oper). De estilo renacentista italiano fue inaugurada en 1880. Se incendió en 1944 y evitó por muy poco ser demolida y reemplazada por un edificio en forma de cubo en la década de 1960. Finalmente se reconstruyó (1976-1981) a imagen y semejanza del original. Agracian su ornamental fachada estatuas de Goethe y Mozart. El interior no pude visitarlo por encontrarse cerrado y, según me comentan, únicamente se abre durante conciertos.

resized_IMG_8538

          En el trayecto intermedio pude saborear, como no, esas deliciosas salchichas conocidas mundialmente. Lo hice en pleno centro de la ciudad, en la plaza del Reloj (Hauptwache), de las más famosas de la ciudad. Ahora sí puedo decir que he comido salchichas Frankfurt. En la zona curiosamente no se servía nada de alcohol, incluida cervezas, de modo que la sabrosa salchicha fue acompañada de un fresquito vino de manzana. No estuvo nada mal.

            En esta plaza se encuentra el edificio Hauptwache, que da nombre a la plaza. Se construyó en 1730 y fue usado como prisión. Desde 1904 el edificio Hauptwache es utilizado como cafetería.

edificio hauptwache frankfurt

              También se encuentra aquí la iglesia de Santa Catalina  (Katharinenkirche), que fue construida entre 1678 y 1681. Tras la Segunda Guerra Mundial tuvo que ser reconstruida en 1954 debido a los daños sufridos. Es considerada como la principal iglesia protestante.

Iglesia Santa Catalina Frankfurt

              Desde aquí es posible apreciar la torre medieval de Frankfurt (Eschenheimer Turm), uno de los últimos ejemplos de este tipo de torres en Europa, antiguamente era la puerta por la que se entraba a la ciudad amurallada, pero actualmente el tráfico la rodea en lugar de atravesarla. En su planta baja hay una popular cafetería y justo enfrente está la estación de metro Eschenheimer Tor (Puerta de Eschenheim), llamada así por la función que solía tener la torre.

resized_IMG_8503

             Llega el momento de pasear por esa zona de rascacielos que si no supieras donde estás dirías que es Nueva York. Y para hacerte una idea general de todo el entorno encuentras la opción de subir velozmente por el ascensor de la Torre del Meno (Maintower), hasta alcanzar la planta 56ª, a 200 metros de altura. El ascensor que nos lleva al mirador (con vistas los 360º) cuenta con un velocímetro que nos avisa que vamos a 25 km/h lo que hace que se considere como el ascensor más rápido de Alemania. La Maintower fue construida entre 1996 y 1999, y alberga en su interior a varias entidades y empresas como el banco Landesbank, el canal de televisión Hessischer Rundfunk y varias estaciones de radio. Su diseño asemeja la fusión de dos torres, una de ellas de forma rectangular, mientras que la otra, más grande, tiene forma circular, en donde se encuentra la torre de transmisión.

resized_IMG_8552

Maintower

             Otra edificación gemela es la Torre Commerzbank, un imponente rascacielos ubicado igualmente en la ciudad. Construida entre 1994 y 1996, fue la más alta de las edificaciones de todo Europa hasta el año 2003, en la que el Palacio del Triunfo, emplazado en Moscú, la superó. Lo más interesante de esta edificación es que cuenta con nueve jardínes a diferentes alturas dentro de sus instalaciones.

Torre-Commerzbank

              El edificio que tiene como un “sombrero” en la punta, es el Westendtower o Kronehochhaus (Casa Alta de la Corona), fue diseñada por Kohn Pedersen e inaugurada en 1993. Con sus 208 metros de alto es el tercer rascacielos más alto de Alemania y también de Frankfurt. Una particularidad es que en invierno, la “corona” es calentada a través de un sistema para evitar la formación de hielo o acumulación de nieve que podría lastimar a los peatones. Es la sede del DZ Bank.

Frankfurt_am_Main_-_Westendtower

             Siguiendo por las alturas nos tenemos que referir a otra maravilla. La Torre de la Feria (Messeturm) es el tercer rascacielos más alto de Europa, con 257 metros de altura.  Recibe su nombre por formar parte del complejo de la Messe, la feria comercial de Frankfurt del Meno. Su diseño pretende asemejarse a un cohete o a un montón de monedas apiladas, y mantiene semejanzas con el rascacielos del Bank of America Plaza, de Atlanta (Estados Unidos).

torre de la feria

             Teniendo en cuenta el carácter que se confiere a esta ciudad de capital financiera y económica de la Unión Europea, con la Euro Torre o Eurotower, sede del Banco Central Europeo, de fondo, en el año 2001 el artista Ottmar Hörl realizo esta escultura y otra idéntica que fue instalada en el Aeropuerto Internacional de Frankfurt pero que fue retirada en el 2013 por motivos de logística.

    resized_IMG_8532

          Como es habitual encontrar en las ciudades de relevancia alemanas, aquí también se advierte en este panorama una torre de comunicaciones, aquí llamada Torre de Europa. Suele ser llamada coloquialmente Ginnemer Spaschel o Espárrago de Ginnheim por los lugareños, cuenta con una altura total de 337,5 metros, casi similar a la Torre Eiffel de París. Fue la primera torre de radiodifusión de Frankfurt.

ffmeurop

              Por último voy a referirme al puente de hierro (Eiserner Steg), que tiene más de cien años. Se trata de un puente sobre el río Main, al que se puede llegar paseando desde la zona vieja de Frankfurt, a través del paseo del río. Entre éste y el puente de la Paz (Friedensbrücke) se encuentran 13 museos, lo que han dado a llamar a la zona, La Orilla de los Museos.

image

             Aquí también se encuentra presente la moda desatada por las novelas de Federico Moccia, y a lo largo del puente puede verse como se encuentran cientos de candados de todos los colores prendidos a las barras laterales.

resized_IMG_8515

             Concluyo aquí el recorrido programado por estas tierras alemanas y que, sin duda, ha merecido la pena. El reloj me chivatea que hemos recorrido andando un total de 76 kilómetros, que no está nada mal. El trayecto interior en carretera ha sido de aproximadamente unos dos mil kilómetros. Un buen repaso del que me siento satisfecho por lo mucho vivido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s