La dificultad de conocer a las personas

         La interacción personal que tenemos en la gran variedad de comunicaciones que vivimos día a día, tanto en el entorno familiar como en el trabajo, en la vecindad, en la calle, como en un sinfín de relaciones sociales y protocolarias que existen, nos permite acercar posiciones con otras personas a las que, tras el prolífero contacto llegamos a considerarlas como algo más que conocidos. Seguir leyendo “La dificultad de conocer a las personas”

La lealtad como valor primario

          No reparo en volver una y otra vez sobre los valores que deben –o deberían- concurrir en los humanos para mejorar y hacer posible la convivencia en una sociedad que, con cierto lamento he de decirlo, parece buscar de manera frenética los ansiados objetivos materiales e intereses propios aun cuando para ello se tenga que prescindir de las más elementales reglas de respeto hacia los demás. Seguir leyendo “La lealtad como valor primario”

El respeto como premisa

        En la sociedad que vivimos nos hemos acostumbrado a ver cómo el personal se mueve con una alegría inusitada para conseguir sus propósitos de la forma que sea, dicho en el claro y manifiesto uso y abuso que se hace del insulto y la descalificación gratuita de los demás, porque así se piensa que uno se deshace de sus propias ataduras y debilidades para dejar en otros la mancha que pudiera aportarle un beneficio, aunque como digo sea utilizando los medios más espurios que permita la cobarde actuación. Seguir leyendo “El respeto como premisa”